Tendencias

El malentendido que dio origen a la leyenda de que la Reina Victoria se casó con un rey africano

bbc
Por BBC News Mundo
Un malentendido hace dos siglos llevó a que más de una vez la Reina de todos los blancos se haya casado con el Rey de todos los negros.

La novelista nigeriana Adaobi Tricia Nwaubani escribió para BBC News África sobre un trono que está reservado para la reina de Inglaterra en el estado de África Occidental.

Short presentational grey lineBBC

Entre la gente de la etnia efik del sur de Nigeria existe el mito de que uno de sus reyes del siglo XIX estaba casado con la reina Victoria de Inglaterra.

"Me enteré por primera vez alrededor de 2001, cuando en el museo vi una correspondencia muy interesante entre la reina Victoria y el rey Eyamba", cuenta Donald Duke.

De 60 años, Duke llevó a cabo amplias renovaciones en el museo nacional y también estableció un museo de trata de esclavos en la ciudad capital del estado de Cross River, Calabar, cuando fue gobernador entre 1999 y 2007.

"Pensé que era importante que documentáramos nuestra historia, así que investigamos mucho", dijo.

El rey Eyamba V fue uno de los dos monarcas con sede en la ciudad costera de Calabar, entonces formado por dos estados soberanos.

El rey Eyamba V de Duke Town y el rey Eyo Honesty II de Creek Town presidían los asuntos del grupo étnico efik a mediados del siglo XIX y controlaban el comercio con los europeos.

Debido a su ubicación a lo largo de la costa, los efik desarrollaron relaciones duraderas con los europeos, que influyeron enormemente en su cultura.

A menudo llevan apellidos ingleses, como Duke y Henshaw, y la vestimenta tradicional de hombres y mujeres es similar a la moda británica de la época victoriana.

Bailarines efik actuaron para la reina Isabel II y el Duque de Edimburgo durante su gira por Nigeria en 1956Getty Images

Los efik también dominaban el comercio de esclavos. Actuaban como intermediarios entre los comerciantes africanos del interior y los comerciantes blancos en barcos, principalmente de ciudades inglesas como Liverpool y Bristol.

Negociaban precios para los esclavos, luego cobraban regalías tanto de los vendedores como de los compradores. Trabajaban en los muelles, cargando y descargando barcos, y abastecían a los extranjeros con alimentos y otras provisiones.

"Los reyes se hicieron muy ricos. Las familias se hicieron prominentes. Controlaban la mayor cantidad de esclavos que salían de África", dijo Duke.

Relato de testigo del tráfico de esclavos

Más de 1,5 millones de africanos fueron enviados a lo que entonces se llamaba el Nuevo Mundo, América, a través del puerto de Calabar en Bight of Bonny, lo que lo convierte en uno de los puntos de salida más grandes durante el comercio transatlántico.

En 1956 se publicó un libro que contenía el diario del siglo XVIII de un comerciante de esclavos efik, escrito en inglés pidgin y descubierto en los archivos misioneros escoceses.

Titulado "El diario de Antera Duke", es el único relato de un testigo presencial de la trata de esclavos por un comerciante africano que ha sobrevivido.

"Bajamos con Tom Cooper y el capitán de la licitación de Comberbach y subimos a bordo a las 2 en punto y arreglamos todo, y él le arrojó a Duke ya nosotros 143 barriles de pólvora y 984 cobres", dice una entrada.

Décadas después de la abolición del comercio de esclavos en Reino Unido en 1807, se seguía transportando carga humana hacia otros países a través de Calabar.

"Era importante que la reina Victoria tuviera a los reyes de Calabar de su lado", dijo Duke.

"Ella escribió una carta pidiendo que dejaran de comerciar con personas y comenzaran a comerciar con especias, aceite de palma, cristalería y otras cosas".

Aquí es donde comienza el mito.


En su carta al rey Eyamba, la reina Victoria ofreció incentivos que incluían protección para él y su pueblo.

Luego firmó como "Reina Victoria, la reina de Inglaterra", que un intérprete local tradujo incorrectamente como "Reina Victoria, la reina de todos los blancos".

El rey Eyamba decidió que si iba a aceptar la protección de una mujer, entonces tenían que casarse. Él se lo dijo en su respuesta por escrito, y firmó como "Rey Eyamba, el Rey de todos los negros".

"Era aventurero y dictatorial", dijo Charles Effiong Offiong-Obo, un jefe efik que también es el actual escriba del clan Duke Town.

"Le escribió a la reina y le dijo que quería casarse con ella para que los dos gobernaran el mundo".

Uno solo puede imaginar la reacción de la reina Victoria al leer la carta del rey Eyamba. Pero ella no rechazó explícitamente su oferta.

"Ella agradeció la carta del rey y dijo que esperaba tener buenas relaciones comerciales con él", señala Offiong-Obo.

Su carta iba acompañada de algunos obsequios, entre ellos una capa real, una espada y una Biblia, un gesto de buena voluntad que el rey Eyamba interpretó como aceptación de su oferta de matrimonio.

Así, la gente empezó a creer que su rey se había casado con la reina.


Copias de la correspondencia entre la reina Victoria y los reyes Eyamba y Honesty se exhiben en el Museo Nacional de Calabar, un edificio que alguna vez fue la sede de la administración colonial británica del sur de Nigeria.

Algunas de las cartas originales han sido vendidas a un coleccionista privado no identificado, me dijo un miembro del personal de Between the Covers Rare Books Inc., que manejó la venta.

En algún momento del siglo XX, el pueblo efik estuvo de acuerdo en que solo un monarca, conocido como obong, los representaría, fusionando así los tronos que una vez ocuparon los reyes Eyamba y Honesty.

La sorpresa del príncipe

En 2017, el príncipe Michael de Kent estaba en una breve visita privada a Calabar cuando el obong reinante, Edidem Ekpo Okon Abasi Otu V, se enteró de que un pariente del pueblo proveniente de Inglaterra estaba en la ciudad.

Festejó al príncipe -un miembro de la familia real británica y primo hermano de la reina Isabel II-, y lo nombró jefe con el título ada idagha ke efik eburutu, que significa "una persona de honor y de alto nivel en el reino Efik Eburutu".

Barbara Etim James

Barbara Etim James, una obong-awan, o reina entre los efik, recuerda que sólo le dieron dos días para planificar la gran ceremonia de entrega del título, que tuvo lugar en el palacio de obong.

"Durante la visita del príncipe Michael, en cada oportunidad, le recordaron que era su pariente. Incluso en la ceremonia, volvieron a contar esa historia", dijo.

"El príncipe Michael estaba encantado de escuchar sobre los lazos históricos entre los efik y la realeza británica, y se sintió honrado de profundizar esos lazos con su jefatura efik", agregó.

De acuerdo con la tradición que comenzó después del "matrimonio" del rey Eyamba con la reina Victoria, la coronación del Obong de Calabar todavía se lleva a cabo en dos fases.

Una vez concluidos los ritos tradicionales en la comunidad, la ceremonia de coronación continúa en una Iglesia presbiteriana (antes Iglesia de Escocia), donde el obong lleva una corona y una capa hechas a medida para la ocasión en Inglaterra.

Se colocan dos tronos uno al lado del otro y él se sienta en uno, mientras que el segundo se deja vacío para la reina de Inglaterra ausente (a veces con una Biblia colocada sobre él). La esposa conocida del obong se sienta detrás de él.

"Aquí tenemos una unión entre la Reina de todos los blancos y el Rey de todos los negros", declaró Duke.