Tendencias

Triste pero real: Las bolsas de papel no son más ecológicas que las de plástico

Getty Images
Por T13
Varios expertos explican que la producción de papel contamina la atmósfera alrededor de un 70% más de lo que representa la fabricación de productos plásticos.

El uso de las bolsas reutilizables se ha masificado alrededor del mundo, sin embargo cuando no se cuenta con una de éstas muchas veces se prefieren las de papel por sobre las de plástico como una forma de cuidar al medio ambiente.

Pero, ¿Te has preguntado alguna vez si es mejor para el planeta escoger la bolsa de papel? ¿Sabes si en esto el plástico gana la batalla?

Alba García, la responsable de la campaña de plásticos de Greenpeace asegura que "la bolsa de papel no es una alternativa sostenible al plástico. Ni el tetrapack a la lata o la botella. El asunto es otro: hay que acabar con la cultura del usar y tirar. Y dejar de utilizar materias primas nuevas cuando ya hay otras que, para el mismo fin, pueden durar años".

Por ejemplo, una bolsa de algodón, cuya fabricación es muy costosa para el medioambiente, tiene que ser utilizada 131 veces para que compense, consigna El País.

Por otro lado, el químico Carlos Mayo del Río, del Centro de Estudios Superiores de la Industria Farmacéutica afirma que "la producción de papel contamina la atmósfera alrededor de un 70% más de lo que representa la fabricación de productos plásticos", sin embargo resume que "ninguno de los materiales es respetuoso con el medioambiente".

En este contexto, Leyla Acaroglu, diseñadora creativa experta en sostenibilidad, aclaró en una charla TED en 2013 que "el papel, en el medio natural, ciertamente se degrada. Pero la mayoría de las cosas van a parar al vertedero, no a la naturaleza. Y ahí el medio es distinto, pues no hay oxígeno, y las moléculas del papel, la lechuga o lo que sea, se convierten en metano, un potente gas de efecto invernadero".

Pero la clave para reducir el impacto ambiental de las bolsas, sin importar de qué estén hechas, es reutilizarlas tanto como sea posible, dice Margaret Bates, profesora de gestión sostenible de residuos en la Universidad de Northampton, Reino Unido.

Esto tendrá un impacto ambiental mucho mayor en comparación con la simple elección de usar papel, plástico o algodón.