Tendencias

No aguantó las lágrimas: Brendan Fraser se emocionó tras ovación por su papel en "The Whale"

Por T13
Este papel significó un gran trabajo para Fraser, quien debió usar un traje que llegaba a pesar 130 kilos que le generó vértigo.

Un visiblemente emocionado Brendan Fraser recibió una ovación de pie de más de cinco minutos tras el estreno mundial en Venecia de "The Whale", donde el actor interpreta a un hombre de más de 200 kilos kilos que intenta retomar la relación con su hija adolescente. 

Según publica Variety, Fraser sollozó durante la ovación de seis minutos tras la proyección de la película que probablemente lo ponga en la carrera a Mejor Actor en la próxima ceremonia de los Oscars. 

Fraser abrazó al director del filme, Darren Aronofsky, e intentó abandonar el teatro pero los insistentes aplausos de las personas que estaban presenten lo obligaron a quedarse un par de minutos además de hacer una reverencia en agradecimiento

Fraser abrazó a Aronofsky varios durante la ovación. Intentó abandonar el teatro en un momento, pero la lluvia de aplausos fue tan fuerte que se quedó más tiempo e hizo una reverencia. 

Fraser pasó años alejado del cine y regresará a la pantalla grande de la mano del director Aronofsky quien presentó la historia de Charlie (Brendan Fraser) un profesor que abandona a su familia para huir con su amante, pero tras la muerte de él comienza a comer compulsivamente al grado de sufrir obesidad mórbida. 

En un último intento por recomponer su vida, Charlie intentará retomar la relación con su hija adolescente interpretada por Sadie Sink.

Instagram @benjaminvicuna.ok
Lee También >

"Me parece que es mejor así": Benjamín Vicuña habló por primera vez del quiebre con Eli Sulichin

Este papel significó un gran trabajo para Fraser, quien debió usar un traje que llegaba a pesar 130 kilos además de pasar por más de seis horas maquillándose para transformarse por completo en Charlie. 

Sobre el traje, Fraser contó que era como usar una camisa de fuerza. "Desarrollé músculos que no sabía que tenía (...) Incluso tenía una sensación de vértigo al final del día cuando me quitaban los aparatos. Era como bajar de un barco en Venecia", aseguró.