Tendencias

Otra vez en la mira: Estudio dice que endulzantes artificiales alterarían equilibrio intestinal

Getty Images - Referencial, endulzantes
Por T13
La sacarina y la sucralosa, muy populares como reemplazo del azúcar, son parte de una nueva investigación, que también señala que podrían alterar la tolerancia a la glucosa en adultos sanos.

Un nuevo estudio publicado por la revista Cell, ha traído de vuelta el debate sobre la seguridad del uso de endulzantes artificiales como la sacarina o la sucralosa como reemplazo del azúcar. 

Según las conclusiones de la investigación, estos compuestos conocidos como "edulcorantes no nutritivos" no son inertes para el organismo y pueden alterar el microbioma -el equilibio gastrointestinal- y también afectar la tolerancia a la glucosa en adultos sanos.

Para el experimento se reclutó 120 adultos sanos y se les dividió en grupos. A cada conjunto se les suministraron sacarina, sucralosa, aspartamo y estevia respectivamente. Además se definieron dos grupos de control: uno con glucosa y otro al que no se le dio nada.

null
Lee También >

Cuáles son los cánceres más comunes en adolescentes y adultos jóvenes

La comunidad científica se ha dividido en torno a los edulcorantes. El informe de Cell, en tanto, plantea que "los microbios intestinales y las moléculas que secretan se alteran en los cuatro grupos consumidores de edulcorantes no nutritivos, cada uno a su manera", según explica el autor Eran Elinav en declaraciones que recoge El País de España.

En contraparte, "estos cambios no ocurrieron en los grupos de control. Esto significa que los edulcorantes analizados no son inertes para el microbioma humano".

También se estableció que en aquellos grupos que consumieron sacarina y sucralosa se detectaron efectos glucémicos, mientras que en los de estevia y aspartamo no. "Esto sugiere que las respuestas glucémicas inducidas por la sacarina y la sucralosa (posiblemente por el microbioma intestinal) pueden ser más pronunciadas cuando se evalúan a nivel de grupo", explica el experto.

Luego de un chequeo con ratas de laboratorio, el equipo científico llegó a la conclusión de que respecto a los cambios en la glucemia por causa de la modificación en el microbioma, los efectos son altamente personalizados: "Pueden conducir a alteraciones glucémicas en algunos, pero no todos los consumidores, dependiendo de sus microbios y los edulcorantes que consumen".