Tendencias

Muere a los 100 años la leyenda del cine alemán Artur Brauner

Con más de trescientas películas en su haber, el productor berlinés de origen polaco trató el tema del Holocausto cuando todavía era un tabú en Alemania. Toda su vida luchó contra el olvido.

Crédito: DW
Muere a los 100 años la leyenda del cine alemán Artur Brauner

Artur Brauner, uno de los productores de cine más laureados de Alemania, ha muerto a los cien años de edad en Berlín. Así lo anunció este domingo su familia. Brauner se durmió plácidamente y ya no despertó. Nacido en 1918 en Lódz, Polonia, Brauner trabajó con estrellas como Romy Schneider, Maria Schell, Curd Jürgens, O.W. Fischer y Heinz Rühmann y ayudó al cine alemán a recuperar su reputación después de la Segunda Guerra Mundial.

Brauner, que perdió 49 familiares judíos en los campos de concentración nazis, también recordó el destino de las víctimas del Holocausto con numerosas películas. Entre ellas se encuentran producciones como "Morituri" (1948), "Hitlerjunge Salomon" (conocida internacionalmente como 'Europa Europa') (1990) y "Wunderkinder" (2011).  En los estudios CCC de Brauner en Berlín se realizaron más de 700 largometrajes y producciones televisivas. Como productor, él mismo aparece en los créditos de 319 películas y series.

Trajo a la pantalla otras películas como "Der brave Soldat Schwejk" ('El valiente soldado Schweik'), "Der Tiger von Eschnapur" ('El tigre de Eschnapur'), "Mädchen in Uniform" ('Muchachas en uniforme'), "Die Weiße Rose" ('La rosa blanca') o "Sag die Wahrheit" ('Di la verdad'). Brauner y su esposa María fueron invitados habituales a los grandes eventos sociales de Berlín durante décadas. La hija de Brauner, Alice, ha sido productora durante varios años, continuando el trabajo de toda la vida de su padre.

La ministra de Cultura, Monika Grütters (CDU), ha calificado a Brauner, como "uno de los productores cinematográficos más importantes de la temprana República Federal". "El hecho de que, como antiguo judío polaco perseguido, fuera al país de los asesinos de su familia después de la Segunda Guerra Mundial para producir películas y también se comprometiera con la reconstrucción democrática de Alemania, es un verdadero y gran regalo para nuestro país", dice en un comunicado.

Obras como "Hitlerjunge Salomon", son sólo algunos ejemplos destacados de su implicación de décadas con el Holocausto "especialmente cuando Artur Brauner lo impulsó en un momento en que en Alemania su propia culpa y su implicación en los crímenes de los nazis estaban siendo reprimidos en lugar de tratados". La República Federal de Alemania le debe mucho a Artur Brauner. "También lo echaremos de menos como hombre con su encanto, su chispa, su humor y su gran corazón".

 

Lo más visto en Tendencias