Tendencias

La ceguera amenaza a mujer que se tatuó los ojos aunque su hija de 7 años le dijo que no lo hiciera

Getty Images - Mujer con dolor en sus ojos
Por T13
Por meses no presentó mayores complicaciones de salud, pero un día despertó con los párpados hinchados, como si hubiera tenido "cinco rounds con Mike Tyson".

Una mujer está comenzando a perder la vista luego de haber hecho caso omiso a una de sus hijas y tatuarse sus ojos.

Se trata de Anaya Peterson (32), una estudiante de derecho que reside en Belfast, Irlanda del Norte, que estaba asombrada cómo la modelo australiana Amber Luke se había tatuado los globos oculares de un color azul intenso.

Pese a que su hija le había advertido que podía quedarse ciega –y sabiendo que la modelo australiana quedó con ceguera temporal tres semanas después del procedimiento- Peterson decidió hacerlo.

Según recogió New York Post, a diferencia de Luke, Peterson podría quedar ciega para siempre.

"Solo iba a hacerme uno al principio, porque pensé que, si me quedaba ciego, al menos tendría el otro ojo. Debería haberme quedado con eso (…) mi hija me dijo que no quería eso y me preguntó: '¿Qué pasa si te quedas ciega?'. Ella no estaba de acuerdo con esto, en absoluto", contó.

Cecilia Bolocco genera preocupación por su estado de salud: Instagram @ceciliabolocco
Lee También >

Cecilia Bolocco genera preocupación por su estado de salud: "Me hice unos exámenes y salieron mal"

Tras someterse al tatuaje, la mujer fue hospitalizada por una posible reacción a la tinta y ahora afirma que corre serio riesgo de desarrollar cataratas.

En principio, se había tatuado solo el ojo derecho, en julio de 2020 y no tuvo complicaciones mayores, salvo sequedad y dolores de cabeza, por lo que decidió tatuarse el izquierdo de color morado en diciembre del mismo año.

Por agosto de 2021, todo cambió. Y es que en una jornada se despertó con los párpados hinchados, como si hubiera tenido "cinco rounds con Mike Tyson". Y en la medida que los síntomas empeoraron, fue hospitalizada, donde los doctores le dieron medicamentos intravenosos por tres días y le realizaron una biopsia a uno de los ojos.

"Ya no tengo una visión 20/20. Desde lejos, no puedo ver las características de las caras. Si no me hubiera tatuado los ojos, no tendría este problema. Incluso hoy, me desperté con más moscas volantes en los ojos y eso es peligroso", añadió Peterson.

Aparentemente, la mujer deberá convivir con los problemas relacionados con el tatuaje, dado que no puede retirarse la tinta de los ojos. Pese a eso, se mantiene optimista.

"Estoy un poco recuperada, por fuera, está recuperado. Está justo dentro. Básicamente, estoy a punto de quedarme ciega (…) si pudiera retroceder en el tiempo me habría hecho un (tatuaje) negro y lo habría dejado", comentó.