Tendencias

Mujeres Bacanas: Natalia Molchánova, la multicampeona del buceo a pulmón

Con 41 récords mundiales y 20 medallas de oro individuales en los Freediving World Championships, fue la apneista más condecorada de la historia.

Mujeres Bacanas: Natalia Molchánova, la multicampeona del buceo a pulmón

En la apnea, deporte extremo que consiste en contener la respiración bajo el agua, la rusa Natalia Molchánova batió varios récords mundiales y se convirtió en una multicampeona histórica del buceo a pulmón.

Nadadora profesional desde niña, se retiró de las competencias a sus veinte años para formar una familia. Tras dos hijos, en sus cuarenta, Natalia volvió al agua y comenzó a competir en las modalidades de buceo libre. En 2003 ya ostentaba dos récords nacionales de su natal Rusia y un récord mundial en el Sony Freediver Classic Open en Chipre. En 2005 logró 9 récords mundiales en seis disciplinas reconocidas por la Asociación Internacional para el Desarrollo de la Apnea (AIDA): apnea estática, apnea dinámica, apnea dinámica sin aleta, inmersión libre, peso constante y peso constante sin aletas.

Natalia logró llegar a los 69 metros de profundidad en el mar sin aletas, nadar 182 metros en una piscina con una sola inhalación y contener su respiración por 9 minutos, 2 segundos. Fue la única mujer en el mundo que rompió la barrera de los 100 metros de profundidad usando una aleta y la única en hacer buceo a pulmón en el Blue Hole en Dahab, un tramo de 55 metros en la costa del Mar Rojo, famoso por ser un cementerio de buceadores debido a su peligrosidad.

Además de competir, Natalia se graduó con un PhD en Ciencias Pedagógicas, se desempeñó como la presidente de la Federación Rusa de Buceo Libre y fue profesora de en la Universidad Estatal de Rusia.

Con 41 récords mundiales y 20 medallas de oro individuales en los Freediving World Championships, fue la apneista más condecorada de la historia.

En 2015, Natalia Molchanova de 53 años, desapareció misteriosamente en las costas de Ibiza. Tras no volver a la superficie mientras realizaba una clase de buceo a 30 metros, se dio la alarma. Su cuerpo nunca fue encontrado y se presume que su desaparición fue producto de las fuertes corrientes submarinas que hay en el lugar, sumado a la posibilidad de que no haya podido deshacerse del cinturón de plomo que la ayudaba a sumergirse más rápido.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Tendencias