Tendencias

¿Por qué se inventaron los cereales? El error que vinculó a esta comida con la masturbación

IStock
Por T13
Una extraña respuesta de Google ante la pregunta de cómo se habían creado los cereales de desayuno dejó perplejos a miles de usuarios por todo el mundo. Revisa acá cómo nació este viral y su respuesta correcta.

Hace unos días, una extraña respuesta de Google referente al cereal comenzó a tomarse las redes sociales, multiplicándose además las consultas sobre este tema en el gigante buscador. 

Los usuarios de internet empezaron a darse cuenta de que cuando uno le preguntaba a Google cómo se había creado el cereal de desayuno, el navegador respondía una frase bastante extraña: "Los cereales Kellogg se inventaron para combatir la masturbación". 

LEE TAMBIÉN: [VIDEO] Un superhéroe de verdad: "Sensual Spiderman" detiene un asalto en plena Alameda 

Es normal que las personas utilicen el buscador de Google para facilitarse la vida preguntando direcciones y significados. Sin embargo, no necesariamente las respuestas automáticas del navegador son las correctas. ¿Es este el caso?

Las alternativas para consumir proteínas sin comer carnes rojas

Google comenzó a dar esta respuesta porque posicionó en primer lugar un artículo del portal Menéame donde se explicaba lo siguiente: "El Doctor John Kellogg, el creador de los cereales con el mismo nombre era un fanático puritano que pensó que consumiendo cereales, sus conciudadanos podrían ser más castos y menos propensos a vicios sexuales como la masturbación". 

Esta respuesta se basa en una publicación de una cuenta de Tumblr que se adjunta en el portal, donde supuestamente un libro de Kellogg llamado "Plain Facts About Sexual Life” (1877) decía que a los hombres les sería más fácil mantener pensamientos castos si consumían tabaco o cereales. 

Sin embargo, la verdad es que el cereal no tiene nada que ver con evitar la masturbación. 

Según el portal Though, la verdadera historia del cereal sí nace de la mano del doctor John Kellogg, pero con el objetivo de buscar un desayuno que permitiera una digestión más fácil, considerando que el desayuno común antes era consumir carne. 

El doctor, junto a su hermano Will Keith Kellogg, experimentaron hirviendo trigo y enrollándolo en láminas para que quedaran parecidos a una hoja.

Una noche, en 1894, se olvidaron de una maceta de trigo y, a la mañana siguiente, la extendieron de todos modos. Las bayas de trigo no se unieron en una hoja sino que surgieron como cientos de copos. Estos copos se convirtieron en lo que hoy en día son los famosos cereales del desayuno.