Tendencias

"Para mí es personal": La desconocida historia familiar detrás del cifrado de WhatsApp

Cofundador de la compañía reveló que para él proteger las comunicaciones es algo "personal" tras haber vivido en la URSS donde "las personas no podían hablar libremente".

Crédito: AFP
Jan Koum, uno de los fundadores de WhatsApp

Una de las noticias tecnológica más comentadas de las últimas horas es la decisión de WhatsApp de cifrar sus mensajes y llamadas. Así lo anunció la compañía a través de un extenso mensaje en su blog, firmado por sus fundadores, Brian ActonJan Koum

Pero hubo un párrafo que no pasó desapercibido. No sólo por su declaración de principios sino por los detalles que daba sobre la dura historia familiar de Koum

"El deseo de proteger la comunicación privada de la gente es uno de los principios de WhatsApp y para mí, es algo personal. Crecí en la URSS durante el régimen comunista y el hecho que las personas no pudieran hablar libremente fue una de las razones que empujaron a mi familia a inmigrar a Estados Unidos", apuntaba Koum en el texto. 

"El hecho que las personas no pudieran hablar libremente fue una de las razones que empujaron a mi familia a inmigrar a Estados Unidos"

Efectivamente, Koum de origen ucraniano, vivió hasta los 17 años en Fastiv, en el seno de una familia modesta que ni siquiera gozaba de agua caliente. En 1992, junto a su madre, decidieron dejar Ucrania -que venía de alcanzar su independencia tras la caída de la URSS- y se mudaron a California. Pero la nueva vida no fue fácil. 

Gracias a la ayuda social y a la asistencia de comedores públicos, pudieron salir adelante, mientras el joven Jan -quien ganaba algo de dinero limpiando suelos- se familiarizaba con la programación gracias a manuales de segunda mano.  

Tras matricularse en la Universidad Estatal de San José, Koum logró varios empleos en Ernst & Young como probador de los sistemas de seguridad y en Yahoo! Fue ahí donde conoció a Brian Acton, con quien rápidamente se hicieron amigos y crearon la compañía de los mil millones de usuarios que sepultó para siempre los SMS.

Pero ésta no es la primera vez que Koum recuerda su esforzada historia. Solo una muestra: cuando en 2014 firmaron el acuerdo con el que Facebook adquiria la compañía por US$19.000 millones, Koum escogió como lugar para la ceremonia, el centro social donde solían ir con su madre para recibir la ayuda alimentaria que les permitió sobrevivir en los años más duros.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Tendencias