Tendencias

[VIDEO] La Mona Lisa "cobró vida" gracias a la inteligencia artificial

Captura de YouTube
Por T13
Un nuevo sistema permite recrear movimientos faciales a raíz de una imagen.

Los investigadores de "Learning Machine" o "Aprendizaje automático" han creado un sistema que puede recrear movimientos reales a partir de un cuadro de la cara de una persona, lo que abre la posibilidad de animar no solo fotos sino también pinturas.

De hecho, lo aplicaron al clásico cuadro de La Mona Lisa.

¿Qué es el Aprendizaje automático?

Es una disciplina científica y una rama de la Inteligencia Artificial que permite desarrollar técnicas de aprendizajes en las computadoras, es decir, identificar patrones complejos en millones de datos. Lo que "aprende" la máquina es un algoritmo que revisa los datos y así es capaz de predecir comportamientos futuros. Esto implica que estos sistemas se mejoran de forma autónoma con el tiempo, sin intervención humana. 

¿Cómo funciona?

El modelo publicado por Samsung AI Center, es un nuevo método para aplicar puntos de referencia faciales en un rostro origen (cualquier cabeza que hable) a los datos faciales de una cara destino, lo que hace que la cara objetivo haga lo que hace la cara fuente.

Gracias a la ciencia de la Inteligencia Artificial (IA), ya podemos hacer que una cara refleje los movimientos de otra cara en términos de lo que la persona está diciendo o hacia dónde está mirando.

Uno de los grandes impedimentos que requería este avance, era la cantidad de datos, por ejemplo, un minuto o dos de video para analizar. Sin embargo, la nueva publicación de investigadores con sede en Moscú muestran que con solo una imagen de la cara de una persona, se puede generar un video de esa cara girando, hablando y haciendo expresiones comunes, con una fidelidad convincente, aunque lejos de ser perfecta.

Las investigaciones llevaron a los científicos intentar el Learning Machine con la foto de la Mona Lisa, Eisntein y Marilyn Monroe, quienes al momento de probar que a raíz de esos datos pudieron demostrar positivamente que podían hacer mover y hablar a los modelos como si fueran una persona real o simulando retratos vivos.

Hay que tener en cuenta que esta tecnología solo funciona con la cara y la parte superior del torso.