Este jueves murió Lucas González, el futbolista juvenil del club argentino Barracas Central tras un confuso incidente con la policía.

El hecho ha conmocionado a Argentina, pues el joven tenía solo 17 años cuando fue baleado en la cabeza por al menos un policía local, cuando volvía de entrenar.

Según recogió TN, información preliminar entregada por los organismos de seguridad apuntaban que Lucas González y otros tres amigos componían una banda de delincuentes que quisieron huir del lugar.

Publicidad

Sin embargo, la familia de la víctima fatal, en este caso su madre, Cintia López, acusó "gatillo fácil" de parte de los efectivos policiales.

"Lucas salió de entrenar del club Barracas con cuatro compañeros más, ellos iban a probarse porque en el club estaban buscando chicos: había prueba de su categoría (…) Por lo que sabemos, los paró un auto con cuatro policías. Uno de los padres de los chicos nos contó que ellos pensaron que los iban a asaltar, aceleraron y en ese trayecto le dispararon a mi hijo", agregó al respecto.

El joven había quedado con daño irreversible y estaba siendo atendido clínicamente en un recinto de salud local, pero no resistió. Finalmente se confirmó su muerte durante la tarde de este 18 de noviembre.

Los otros jóvenes que se vieron involucrados en el caso quedaron detenidos, pero salieron ilesos; y se abrió una investigación para poder esclarecer todos los detalles tras los hechos.

Publicidad