Este miércoles se conoció la detención de dos personas acusadas de homicidio frustrado en contra de una enfermera que fue apuñalada en la comuna de Las Condes, región Metropolitana.

Si bien la Fiscalía ni la Policía de Investigaciones (PDI) no informaron la identidad de las personas detenidas, señalaron que se trata de una ex compañera de trabajo de la víctima y su pareja

El hecho ocurrió la mañana del domingo 26 de junio cuando la víctima de 32 años identificada como Pola Álvarez, terminaba su turno en la Clínica Cordillera, momento en el que fue apuñalada en más de diez oportunidades por una persona que se dio a la fuga en una moto. 

Publicidad

Tras el ataque, la enfermera se mantiene internada en la clínica donde trabaja y no ha presentado complicaciones.

Fiscalía apunta a rencillas anteriores  

El fiscal Francisco Lanas confirmó que ambos detenidos, quienes hicieron uso a su derecho a guardar silencio, serán pasados a control de detención durante esta jornada para posteriormente ser formalizados por el delito de homicidio calificado en el grado de frustrado. 

"Lo que hemos podido determinar al día de hoy son rencillas anteriores entre la mujer detenida y la víctima", afirmó Lanas. 

Con respecto a cómo se logró la detención de ambas personas, el fiscal contó que se realizó un "análisis de las cámaras que siguen la ruta desde el lugar de los hechos hasta los domicilios que registraban los imputados, en la venida y en la vuelta de la comisión del ilícito, que nos permitió establecer que la motocicleta ocupada pertenecía a una de las personas imputadas, lo que nos llevó a solicitar autorizaciones de entrada y registro de los domicilios". 

Consultado sobre la agresión que sufrió la joven a la salida de la Clínica Cordillera, el fiscal detalló que "es el hombre el que ataca a la víctima previa coordinación con su compañera, la coimputada". 

En tanto, sobre posibles condenas declaró que "la pena podría estar en el tramo de 10 años y un día a 15 años. Vamos a pedir una medida cautelar proporcional a la gravedad del hecho".  

Cambios a la moto

El jefe de la Brigada de Homicidios Metropolitana de la PDI, Víctor Ruiz, señaló que la moto utilizada en el caso "es de propiedad de la imputada".  Además confirmó fue adulterada para cometer el crimen. 

"Esa motocicleta, cuando es empleada en la comisión del delito, se le genera una alteración cubriéndola con algunos elementos importantes que le cambian el color. En el sitio del suceso se ve una motocicleta de un color, pero nosotros establecimos que correspondía a la original", explicó el detective. 

Publicidad