El doctor Rafael Araos, asesor de la Subsecretaría de Salud Pública, se refirió este jueves a la figura de “persona en alerta COVID”, la cual se desprende del nuevo plan de manejo de coronavirus en Chile frente a la variante Ómicron.

En medio del balance del Ministerio de Salud (Minsal) sobre la situación de la pandemia en nuestro país, donde se informaron cifras récord de 12.500 casos nuevos y 67.512 activos, el asesor detalló qué ocurre con las licencias médicas para una persona que es alerta COVID.

“Una persona que tiene alerta de COVID no es una persona que se maneje igual que el contacto estrecho antiguamente. Es una persona que fue avisada por un caso confirmado, o un caso probable, o que piensa que pudo haber sido de riesgo por haber estado en contacto con alguien, aunque no la haya llamado”, explicó el doctor Araos.

Publicidad

“Por ejemplo, si yo voy a una fiesta con un amigo y ese amigo es notificado y yo no, por supuesto que yo también tengo que considerarme alerta de COVID. ¿Qué hace esa persona? Esa persona que es alerta COVID inmediatamente, lo ideal, debiera testearse. ¿Con qué? Con lo que sea más rápido, que en este caso es un antígeno (…) en su defecto una PCR”, agregó.

PERSONA EN ALERTA COVID

  ¿QUÉ DEBE HACER? ¿TIENE LICENCIA?
SIN SÍNTOMAS Se debe testear. No. A la espera del resultado puede asistir a su lugar de trabajo, reforzando y extremando las medidas de autocuidado. Sin embargo, se recomienda privilegiar el teletrabajo si es posible.
CON SÍNTOMAS Con síntomas deja de ser una persona en alerta COVID, sino que es un caso sospechoso.

Requiere atención médica, testeo, licencia y confirmación o descarte de la enfermedad una vez que llega el examen.
Sí.

El doctor aclaró que “lo importante que hay que considerar es que si esa persona está asintomática, es decir está sin ningún tipo de manifestación clínica, es una persona que tiene un riesgo difícil de definir de estar contagiado”.

“Por lo tanto, esa persona se hace el test y puede seguir haciendo su vida normal, obviamente bajo todos los cuidados que debiera extremar, que ya conocemos, cuidados personales y de no transmitírselo a otras personas ante la eventualidad que tenga COVID”, agregó.

“Si esa persona se hace un test de antígenos no hay problema, porque el antígeno va a estar disponible casi en tiempo real. Si esa persona se hace una PCR, el examen va a estar en un tiempo variable, entre seis horas a un día, y esa persona durante ese día debiese privilegiar el teletrabajo en lo posible, pero si no, puede asistir a su lugar de trabajo y puede hacer una vida habitual, por supuesto que reforzando y extremando las medidas de autocuidado”, continuó.

“No tiene licencia médica”

El asesor de la Subsecretaría de Salud Pública explicó que una persona en alerta de COVID no tiene licencia si es asintomática. Por el contrario, si presenta síntomas, deja de ser una persona en alerta de COVID y pasa a ser un caso sospechoso.

“Una persona que está en alerta de COVID no tiene licencia, bajo ninguna circunstancia, a menos que tenga molestias, que tenga algún tipo de síntoma, y en ese caso no es una persona en alerta de COVID, sino que es un caso sospechoso y se maneja como todos los casos sospechosos se han manejado durante toda la pandemia, es decir, atención médica, testeo, licencia, confirmación o descarte de la enfermedad una vez que llega el examen”, afirmó.

“Resumiendo, la nueva categoría que se llama alerta COVID es una persona que por A, B o C motivos es notificada o piensa que puede tener COVID, porque estuvo en contacto cercano con algún enfermo confirmado, y esa persona se debe testear”, destacó.

“Nosotros ponemos antes de dos días, porque sabemos por el periodo de incubación del virus Ómicron, que es muy cortito, que dura menos de tres días, que después de eso llegamos tarde. Ojalá en forma inmediata se debe testear. Independiente de qué test usa, esa persona a la espera de su resultado no tiene licencia médica. Debe privilegiar el teletrabajo, pero puede trabajar en caso de que su trabajo así lo requiera”, cerró.

Publicidad