Todos conocemos la Luna, el compañero constante de la Tierra durante miles de millones de años. Pero, de vez en cuando, un objeto más pequeño es capturado temporalmente en la órbita de nuestro planeta, permaneciendo durante un corto período de tiempo, unos meses o años, antes de ser arrojado de regreso al espacio.

Llamamos a estos objetos mini lunas, y aunque se han realizado algunas detecciones tentativas de asteroides capturados temporalmente, solo se han confirmado dos: 2006 RH120, que visitó en 2006 y 2007, y 2020 CD3, en órbita terrestre de 2018 a 2020.

"Es un asteroide cercano a la Tierra, se va acercando y va a quedar dando un par de vueltas en la Tierra y se va a ir de nuevo. Es como una luna transitoria, pero chiquitita", explicó a T13.cl Juan Carlos Beamin, coordinador científico del centro de comunicación de las ciencias de la universidad Autónoma de Chile.

Publicidad

Ahora, los astrónomos han detectado un nuevo objeto, llamado 2020 SO, en una trayectoria entrante que probablemente lo verá capturado temporalmente por la gravedad de la Tierra. Las proyecciones tienen un objeto que llegará este mes de octubre 2020, y permanecerá hasta mayo de 2021, cuando partirá hacia otros lugares.

Como se puede ver en la simulación a continuación, la trayectoria del objeto sugiere que entrará y saldrá a través de dos de los puntos de la Tierra, puntos gravitacionalmente estables creados por la interacción gravitacional de la Tierra con el Sol.

Esto sería extremadamente digno de mención en sí mismo, pero hay un giro. La órbita similar a la de la Tierra y la baja velocidad de 2020 SO sugieren que en realidad no es un asteroide; sus características, según los expertos, son más consistentes con algo creado por el hombre.

2020 SO ha sido clasificado como un asteroide Apolo en la base de datos de cuerpos pequeños del JPL, una clase de asteroides cuyos caminos cruzan la órbita de la Tierra. Esta clase de asteroides a menudo tiene encuentros cercanos a la Tierra. Pero hay algunas pistas de que 2020 SO no es como los demás.

El objeto está en una órbita que es solo una pizca de más de un año, y con una inclinación muy baja con respecto a la órbita de la Tierra; es decir, no está inclinado, sino en la misma trayectoria orbital. Su excentricidad, la desviación de la forma de su órbita de un círculo perfecto, es solo un poco más alta que la de la Tierra. Y su velocidad es mucho, mucho menor que la velocidad de un asteroide Apolo.

"La velocidad parece ser grande", dijo a ScienceAlert la arqueóloga espacial Alice Gorman de la Universidad Flinders en Australia. "Lo que veo es que se está moviendo demasiado lento, lo que refleja su velocidad inicial. Eso es esencialmente un gran indicio".

Los objetos que provienen de la Luna también tienen una velocidad menor que los asteroides; pero, señaló Gorman, 2020 SO es incluso más lento que las rocas lunares.

Tras observar que su órbita es atípica y que viaja a una velocidad mucho más lenta de lo normal, los expertos llegaron a la conclusión que 2020 SO sería basura espacial, específicamente fragmentos del cohete Centaur, el cual llevó a la misión Surveyor 2 hacia la Luna en 1966.

Publicidad