Fue en el año 2011 que Larry se convirtió oficialmente en un funcionario del gobierno británico. En ese entonces fue enrolado para cumplir un rol esencial en la residencia que habitaba el primer ministro de la época, David Cameron: la caza de ratones. 

Aunque se pensó que con el término del mandato de Cameron el gato se iría con él y su familia, finalmente Larry siguió cumpliendo funciones para su sucesora, Theresa May.

Es este felino el que protagonizó una de las imágenes del día, producto de un impasse.

Publicidad

Al parecer, alguien dejó cerrada la puerta de la oficina de la primera ministra británica Theresa May, en el  10 Downing Street, lo que impidió que Larry, pudiera volver a entrar.

Larry tuvo que esperar a que un amable oficial de policía llamara a la residencia para que abrieran la puerta y dejaran entrar al gato. 

El conmovedor incidente fue captado durante una transmisión de Sky News, justo afuera de la puerta de 10 Downing Street. Los espectadores reaccionaron encantados en las redes sociales y muchos preguntaron si había "algo más británico" después de que se desarrollara el adorable evento. Otros, lo vincularon con la situación que vive Reino Unido por el Brexit. 

Larry, quien también fue captado por la cámara por ITV News, aprovechó la oportunidad tan pronto como la puerta se abrió un poco, trotando rápidamente dentro.

El video también fue publicado por una usuaria de Twiiter, Lauren Franklin, que expresó: "¿Hay algo más británico que este policía llamando al número 10 para dejar entrar al gato?"

Rachel Cunliffe comentó: "¡Gato Brexit! Pensó que quería estar fuera, pero al experimentar realmente decidió que tenía muchas ganas de estar".

Alistair Coleman dijo: "Aparentemente, no hay forma de abrir la puerta desde el exterior, probablemente porque los gatos se encargaron de las manijas de las puertas".

Larry ha ganado gran popularidad luego de convertirse en el primer gato en recibir el título de Mouser en Jefe.

El sitio web de Downing Street describe su papel cotidiano como "saludar a los invitados en la puerta", "inspeccionar las defensas de seguridad" y "probar los muebles antiguos para determinar la calidad de la siesta". También es responsable de "contemplar una solución a la ocupación del mouse de la casa".

El felino tiene vacaciones y, como muchos funcionarios, una cuenta de Twitter, donde también compartió el impasse.

 

Publicidad