DeportesT13

Japoneses piden feriado nacional tras victoria sobre Alemania en Qatar

dw
Deutsche Welle
Por Deutsche Welle
La alegría por la inesperada victoria de Japón ante Alemania en Qatar ha desbordado a los aficionados japoneses.

Los japoneses apenas dan crédito. En reacción al sorprendente resultado de su  selección de fútbol ante Alemania en la Copa del Mundo de Qatar, han reclamado a través de las redes sociales que el jueves (24.11.2022) sea declarado festivo nacional.

"Hoy debería ser feriado" se convirtió en tendencia en Twitter, con decenas de miles de menciones en las horas después de que acabara el partido, disputado en Doha, en el que los "samuráis azules" remontaron el gol inicial de la "Mannschaft", para acabar venciendo por 1-2.

Alegría en todo el país

Los nipones recurrieron al humor para celebrar el resultado y se inspiraron en Arabia Saudí, que declaró el miércoles como festivo en el país, tras la inesperada victoria del combinado nacional ante la Argentina de Leo Messi, la que hasta ahora ha sido la otra gran sorpresa en Qatar 2022.

VIDEO | La ordenadísima celebración de los hinchas japoneses tras el histórico triunfo ante Alemania Twitter @ss_1_kk - Celebración de hinchas japoneses tras ganarle a Alemania
Lee También >

VIDEO | La ordenadísima celebración de los hinchas japoneses tras el histórico triunfo ante Alemania

Otros internautas se hicieron virales con mensajes más típicamente japoneses como pedir perdón al seleccionador japonés, Hajime Moriyasu, por haber dudado de su liderazgo y de la calidad del equipo nacional.

El Gobierno nipón también se ha hecho eco de la alegría que impera en el país tras uno de los triunfos más sonados de Japón en un Mundial, y que sitúa al equipo asiático empatado a puntos con España, en cabeza del grupo E, en la primera fase de la competición.

Calles tomadas

"Fue un partido maravilloso, donde quedó de manifiesto el poder del equipo, el poder individual de los jugadores y también la dirección del entrenador", afirmó el primer ministro japonés, Fumio Kishida, quien también confió en que la selección nipona pase a la ronda final.

El resultado fue celebrado por numerosos aficionados que se habían congregado en bares para ver el partido y que tomaron las calles tras el pitido final, en lugares como el icónico cruce tokiota de Shibuya, donde la Policía desplegó un dispositivo especial para controlar el tráfico de peatones y de vehículos.