DeportesT13

Jugador de Copiapó reclama por suspensión de la Promoción y lamenta: "Pasé solo la Navidad"

Agencia Uno
Por T13
Además de no poder estar con su pequeño hijo de 13 años, Jorge Luna advirtió que hay compañeros que están quedando fuera de sus departamentos y que algunos terminan contrato con el club.

El Campeonato Nacional 2021 sigue a la espera de una importantísima definición para poner punto final a la temporada: el partido de Promoción.

Deportes Copiapó y Curicó Unido debían jugar esta llave de ida y vuelta el 15 y 22 de diciembre, para determinar qué equipo –el vencedor– se quedaba en Primera División en el 2022. Sin embargo, la ANFP decidió suspender todo el pasado 12 de diciembre, a la espera de que se resolviera el caso de Deportes Melipilla por una serie de irregularidades en sus contratos, lo que podría modificar el cuadro final.

Jorge Luna, mediocampista argentino de Deportes Copiapó, lamenta los inconvenientes que ha desencadenado esta situación, relatando con tristeza que incluso debió pasar la Navidad solo, lejos de su familia y de su pequeño hijo de 13 años.

Tribunal de Disciplina resuelve expulsar a Deportes Melipilla del fútbol profesional Agencia Uno
Lee También >

Tribunal de Disciplina resuelve expulsar a Deportes Melipilla del fútbol profesional

“Desde que terminamos de jugar con Temuco estaba definida la fecha para jugar la final, y el fin de semana nos avisan de todo este problema, sin haber hecho nada por nuestra parte. Habiendo concluido en cancha, terminamos por pagar muy caro”, reclamó el volante en conversación con Las Últimas Noticias.

Luna contó además que esta situación, que nunca le había tocado vivir en el fútbol, “tiene a compañeros quedando fuera de sus departamentos por finalización de contrato de arriendo”, mientras esperan una fecha para jugar o saber qué pasará con la definición.

“Nos están perjudicando feo a nosotros y es una falta de respeto total”, continuó, detallando lo más duro de toda esta situación. 

“Pasé solo la Navidad”, afirmó, revelando que con su hijo de 13 años, Giuliano, “nos tratamos de comunicar a través de videollamada y WhatsApp, pero no es lo mismo. Si hace 10 meses que no lo veo. Espero saber pronto para ver si puedo viajar a estar con él”.

Finalmente, señaló que “a esta altura sería una locura jugar. Y segundo, tengo compañeros que son muy importantes pero que terminan contrato el 31 de diciembre. Entonces sería una locura que se quiera jugar. Eso es triste, porque quiere decir que los jugadores les damos lo mismo”.

“Nosotros veníamos jugando y manteniendo un ritmo importante, y que te paren así, no es justo. Ya se perdió la justicia deportiva. Y todavía es peor haciéndote esperar todo este tiempo. Todo esto es una vergüenza. Ahora hay que esperar lo que se les cante a ellos”, cerró.