Política

Moody's va por el Apruebo y alerta riesgos de eventual rechazo: "Va a crear mucha más incertidumbre"

diario-financiero
Por Diario Financiero
William Foster, analista de la clasificación soberana de Chile, advirtió también que una negativa a la propuesta de nueva Carta Magna crearía “un ambiente más difícil para el gobierno”.

El mundo económico y financiero sigue atento a lo que ocurrirá en las urnas el próximo 4 de septiembre, cuando la ciudadanía decidirá entre aprobar y rechazar la propuesta de nueva Constitución. De ese resultado dependerá parte importante de lo que ocurra en la economía chilena en los próximos años, y las entidades ya comienzan a hacer sus pronósticos. 

La clasificadora de riesgo Moody’s Investors Service fue la última en entregar su visión sobre el proceso, pero no se quedó solo en eso: también apostó a que el "apruebo" se impondrá en las urnas en menos de tres meses, y alertó que una eventual victoria del rechazo “es un riesgo”. 

William Foster, vice president-senior credit officer de la firma, explicó que en su escenario base se van a “aprobar los cambios”. Y advirtió que, de no cumplirse este cuadro “va a crear mucha más incertidumbre en el país, pero no van a parar los deseos nuevos de la sociedad”. De acuerdo a su análisis, “la gente quiere más, quiere más apoyo del gobierno, y la Constitución es una oportunidad, es una senda clara de tratar de cambiar el país hacia esos objetivos”. 

El experto recalcó que el proceso “es una oportunidad para hacer los cambios, y hacerlos con un balance que honra las tradiciones fiscales e instituciones de Chile, que son fuertes, importantes”, agregando que está la posibilidad de establecer “un contrato nuevo entre la gente, el gobierno y la sociedad”. Foster rescató que “no va a ser muy fácil”, pero detalló que “es una oportunidad de realizar un balance que muchos otros países en América Latina y en el mundo no tienen”. 

Cadem: Opción rechazo al borrador constitucional baja dos punto y llega a 43% Agencia Uno - Convención Constitucional
Lee También >

Cadem: Opción rechazo al borrador constitucional baja dos puntos y llega a 43%

Luego del seminario “Aspectos críticos de la reforma constitucional y cómo influye en el mercado chileno", el analista de la clasificación soberana de Chile recalcó que, de imponerse el rechazo en menos de tres meses, “va a crear un ambiente más difícil para el gobierno, en que necesitan determinar cómo pueden apoyar a la gente y apoyar los deseos sociales al mismo tiempo, tratando de realizar sus políticas, pero sin un marco, sin un nuevo vehículo muy claro, en el que pueden hacer muchos cambios que pueden ser profundos, y que pueden implementar muchos de los cambios que la gente quiere”. Destacó que este escenario “puede elevar riesgos sociales y políticos, y va a ser muy difícil”, y recalcó que “Chile ha cambiado”. 

Financiamiento de los derechos

Aunque el escenario base de la clasificadora contempla que gane el "apruebo", sí hacen una nota de alerta respecto al financiamiento que requerirán los derechos sociales que se aseguran en el borrador de la nueva Constitución. 

“Es el riesgo más importante desde nuestra perspectiva para Chile, porque la fortaleza fiscal es fundamental para el soberano en el sentido del perfil crediticio”, señaló Foster, pero recordó que Chile ha tenido una relación entre la deuda y el PIB “históricamente mucho más baja que los pares”. 

Señaló que hoy la deuda bruta asciende a 35% del PIB y que proyecta que se eleve a 40% el año que viene, y pese a que para los otros países con nota A la relación es cercana a 50%. Este cuadro “significa un deterioro significativo para Chile”, agregó. 

El analista insistió en que “es muy importante para la clasificación parar este deterioro”. Explicó que “es gran parte de la perspectiva negativa que tenemos” y añadió que “esta perspectiva incluye que van a tener más gastos que necesiten pagar en el futuro con una nueva Constitución”. En su opinión, entonces, “cómo pueden hacerlo sin crear déficits más grandes va a ser muy importante”. 

El nuevo gobierno

El experto también analizó los primeros meses del gobierno y planteó que “la administración de Boric está tratando de tener un balance entre sus objetivos sociales, de ampliar el apoyo que da el gobierno a la sociedad en términos de salud, pensiones y educación”. Y, destacó que “al mismo tiempo están tratando de realizar un balance fiscal y tratar de realizar una consolidación fiscal”. 

Si bien recalcó que “es muy temprano en la administración”, destacó que “hemos visto que tiene propuestas que estamos esperando sobre reformas tributarias, de pensiones, quiere hacer también cambios que pueden elevar el potencial crecimiento de la economía”. Señaló que “todo eso está muy bien, pero al mismo tiempo tenemos la Constitución, y por eso ellos necesitan adaptar su política a lo que va a pasar con la Constitución”.

Particular interés demostró por la reforma tributaria, al plantear que será clave para financiar los nuevos gastos que emanarán de la nueva Constitución. “Cómo van a pagar para los cambios de la Constitución y pensiones, el único método va a ser con una reforma tributaria, y por eso es muy importante para la posición fiscal, y desde nuestra perspectiva, para la clasificación soberana”, señaló.