Mundo

Una cuestión de género: la historia de las mujeres que no pudieron llegar a la Luna

No fue por falta de preparación ni porque no hubiese interesadas. En la década de los 60 un grupo de mujeres estadounidenses fueron entrenadas para ir al espacio y eventualmente participar del programa Apolo.

Crédito: Archivo de la NASA
Elementos usados por astronautas en los 60. Mercury 13

Julio es un mes especial para la investigación aeroespacial, y este año mucho más ya que se cumplen 50 años de la llegada del hombre a la Luna. La imagen del comandante del Apolo 11, Neil Armstrong, pisando el satélite es conocida mundialmente, pero hay detalles no tan difundidos, como las razones para dejar fuera de este hito a las mujeres.

Pese al machismo de los años 60, la participación femenina no fue restringida por no tener preparación, ya que el físico y entrenador de astronautas de la NASA, William R. Lovelace, desarrolló en secreto el programa Mercury 13, donde 25 mujeres se sometieron a estrictas pruebas físicas -las mismas que se aplicaron a los hombres-, para determinar si eran aptas para participar en la carrera espacial en la que cada día avanzaba más la Unión Soviética que Estados Unidos.

De las 25 postulantes, 13 sortearon con éxito las pruebas. Sin embargo, el programa fue cancelado por el entonces vicepresidente estadounidense, Lyndon B. Johnson, tras una mediática discusión en el Senado de ese país sobre si las mujeres eran o no aptas para ser astronautas, según relata el documental de Netflix que lleva el mismo nombre del programa, "Mercury 13".

Así, la NASA estableció que solo podían ser astronautas quienes fueran ingenieros y tuvieran experiencia pilotando aviones de reacción, -los que en ese momento solo estaban en el Ejército-, entre otros requisitos imposibles para las aspiraciones femeninas.

Ingresa a nuestro especial haciendo click acá

A 50 años del Apolo 11: revisa el especial sobre la llegada a la Luna

El impulso femenino a la carrera espacial

¿Por qué no se aceptó a las mujeres? Algunos de los entrevistados en el documental de la cadena de streaming señalan que la presencia femenina "desviaría" la atención de los hombres, quienes debían ser los verdaderos "héroes".

En su intervención ante el Congreso, Jerrie Cobb, una de las 13 que obtuvo los mejores registros de las pruebas aplicadas por el doctor Lovelace, -incluso mejor que astronautas hombres calificados-, señaló que "no queremos lidiar una guerra de sexos, solo buscamos un lugar en el futuro espacial de nuestra nación sin discriminación".

"Como ciudadanas de la nación pedimos que nos permitan participar con seriedad y sinceridad para hacer historia ahora. Ninguna mujer se ha enviado al espacio. Les ofrecemos 13 pilotos mujeres voluntarias", agregó.

Jerry Cobb junto a un módulo de la Nasa. Ella nunca voló al espacio.

Y no es que el cuerpo de las mujeres no fuera apto o no fueran lo suficientemente capaces. Mientras en Estados Unidos las dejaban fuera, en la Unión Soviética les abrían las puertas. El 16 de junio de 1963, Valentina Tereshkova fue la primera mujer astronauta en volar al espacio y orbitar 48 veces la Tierra, siendo recibida como una heroína en su país y anotando un punto más para la carrera espacial soviética contra la estadounidense.

Según explicó a T13.cl la astrónoma chilena, María Teresa Ruiz, el trasfondo político que rodeó a la carrera espacial perjudicó el desarrollo tecnológico y por ende la participación femenina, que en esos años era impensada simplemente por cultura y machismo.

"Las mujeres tenemos barreras que saltar para tener un logro como ese, hoy en día por suerte eso va desapareciendo"

"Es un poco frustrante que no se haya proseguido con esa aventura espacial, con los avances que se pudieron demostrar que surgieron de ese esfuerzo, la tecnología que se inventó, se tuvieron que superar desafíos tecnológicos que después sirvieron para otras cosas y eso es algo que está demostrado que podía ser motivación para ponernos desafíos más complejos", indicó.

En cuanto a las mujeres, agregó que "había pocas mujeres ingenieras o que estuvieran involucradas y no porque no les gustara sino porque las mujeres tenemos barreras que saltar para tener un logro como ese. Hoy en día por suerte eso va desapareciendo y uno ve más mujeres jóvenes en ingeniería y en áreas científicas".

La "traición": No todas estaban de acuerdo

Se podría pensar que todas las mujeres estaban de acuerdo con la causa común de permitir que al menos una de ellas, participara en la carrera espacial. Sin embargo, una de las más destacadas aviadoras de la época, calificada y que sí había pilotado aviones de reacción, Jacqueline Cochran, puso la lápida a las aspiraciones femeninas de ser astronautas. Esto luego que el doctor Lovelace no la considerara apta para ir al espacio.

"Lo peor de las audiencias fue que sentimos que Jackie nos traicionó (...) Jackie sólo defendía a Jackie"

"Los vuelos espaciales tripulados son muy caros y urgentes para los intereses nacionales. Por lo tanto, al seleccionar astronautas, lo mejor y más natural es elegirlos entre los pilotos hombres que han probado al realizar las pruebas de aviones y volar con precisión a gran velocidad (...) No debemos ralentizar nuestro programa, y por necesidad tendrán que desperdiciar mucho dinero al incorporar a un grupo numeroso de mujeres que perderán cuando se casen", indicó Cochran ante el Congreso, provocando tristeza entre las 13.

Las que fueron entrevistadas por Netflix aseguraron que "lo peor de las audiencias fue que sentimos que Jackie nos traicionó (...) Jackie sólo defendía a Jackie".

Hasta el momento de grabación del documental publicado en 2018, se ve la decepción y tristeza en los rostros de las mujeres -ahora ancianas-, que no pudieron llegar al espacio.

Algunas de las mujeres miembros del proyecto Mercury 13

El futuro se llama Artemisa

Artemisa es el nombre que eligió la NASA para volver a los vuelos tripulados al espacio y específicamente la Luna. Utilizando el nombre de la diosa griega de la Luna, hermana gemela de Apolo, la agencia estadounidense además anunció que hay fecha para que una primera mujer pise el satélite natural de la Tierra: 2024, lo que hará, claramente, junto a un hombre.

Para la astrónoma Ruiz, se debe dejar de hablar de simbolismos, y abrir todas las áreas de forma definitiva a las mujeres.

"Creo que si no se ponen barreras absurdas, las mujeres van a ser parte de la tripulación, o quizá la tripulación van a ser puras mujeres. En el fondo, van a ser los más preparados para hacerlo. Deberíamos pasar de la etapa de los simbolismos y dar la bienvenida a las mujeres en todas la áreas, cuando pasa eso, las mujeres se toman todas las áreas, al no poner filtros de género en todo el proceso, habrá mujeres capacitadas para los distintos roles", indicó.

La experta puntualizó que "a esta altura nos merecemos ser tratadas como iguales, no como algo simbólico, sino porque estamos preparadas para ello".

LEE TAMBIÉN:

[VIDEO] ¿De verdad se llegó a la Luna? El veredicto de expertos frente a las "teorías conspirativas"

[VIDEO] Después de la Misión Apolo: ¿Por qué no se hicieron más viajes con humanos a la Luna?

De un pintor a un seguidor de ovnis: Las increíbles historias de los 12 hombres que pisaron la Luna

 

 

 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Mundo