Mundo

Mujer de 45 años se hizo pasar por su hija de 22 para pedir millonarios préstamos

Getty Images
Por T13
La mujer ahora enfrenta a la justicia por hacerse pasar por su hija para defraudar a organismos federales en Estados Unidos. Utilizó su nombre y hasta se hizo redes sociales simulando ser una veinteañera.

Una mujer se enfrenta a la justicia tras reconocer que robó la identidad de su hija para poder acceder a préstamos y estafar a vecinos y a las autoridades, en Estados Unidos.

La protagonista de la insólita historia es Laura Oglesby, una mujer de 48 años, que se hizo pasar por su hija Lauren Hays, de 25 años, en Missouri.

Según recogió The New York Times, la mujer pasó más de dos años llevando a cabo una elaborada estafa. Corría 2016 cuando Oglesby solicitó una tarjeta de Seguro Social a nombre de Hays, la cual se le entregó de forma inmediata a través de un correo electrónico.

Desde ese momento, Oglesby, que tenía 43 por ese entonces, asumió la identidad de su hija, señalando que se llamaba Lauren Hays y que tenía 22 años.

La mujer comenzó a seducir a hombres veinteañeros, quienes le creyeron que tenía 22 años. También fingía ser su hija a través de redes sociales, principalmente en Snapchat, donde utilizaba filtros para su rostro.

El día que Agüero superó a Maradona: estos son los números que deja el AFP
Lee También >

El día que Agüero superó a Maradona: estos son los números que deja el "Kun" tras su adiós al fútbol

Pasó el tiempo y la mujer solicitó una licencia de conducir a nombre de su hija y solicitó ayuda financiera al Estado. Se le otorgaron préstamos federales que totalizaron $9.400 dólares (más de 8 millones de pesos); $5.920 en becas (más de 5 millones de pesos); y $1.863 en cargos financieros (más de 1,5 millones de pesos).

Pero nada es eterno. Ni mucho menos el engaño. En 2018, las autoridades de Arkansas se contactaron con la policía de Mountain View para notificar sus creencias de que Oglesby había cometido fraudes financieros al usar el nombre de su hija.

Al ubicarla, se acercaron a la mujer para iniciar investigaciones. Inicialmente negó haber robado la identidad de su hija, pero posteriormente reconoció el fraude.

Tras ser puesta ante la justicia, la mujer enfrenta cinco años de cárcel sin libertad condicional, luego de declararse culpable. También debe desembolsar unos $17.521 dólares (cerca de 15 millones de pesos) a la Southwest Baptist University en Missouri y a su hija.