Mundo

Fuertes réplicas sacuden a Filipinas tras terremoto magnitud 7,6

AFP - Fuertes réplicas sacuden a Filipinas tras terremoto magnitud 7,6
AFP
Al menos cuatro réplicas por sobre la magnitud 6 han ocurrido en la primera hora del domingo en el país del Sudeste Asiático.

Un potente terremoto de magnitud 7,6 estremeció el sábado a Filipinas, y el domingo (en horas de ese país) se registraron cuatro fuertes réplicas que llevaron a los pobladores a huir de las zonas costeras ante el temor de un tsunami.

Por el momento no se ha informado de víctimas ni daños.

El terremoto se produjo a una profundidad de 32 kilómetros hacia las 22H37 hora local (14H37 GMT), a unos 21 km al noreste del municipio de Hinatuan, en la provincia de Surigao del Sur, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

La mañana del domingo, cuatro fuertes réplicas de magnitudes 6,4, 6,2, 6,1, y 6,0 sacudieron la zona en el lapso de varias horas, indicó el USGS.

El primer movimiento telúrico provocó que las autoridades emitieran una alerta de tsunami y pidieran a la población de la costa desplazarse a zonas más altas.

"Se espera un tsunami devastador con olas cuya altura representa una amenaza para la vida", declaró el Instituto filipino de Vulcanología y Sismología en la red social X.

El Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico (OTWC), situado en Hawái, emitió igualmente una alerta, pero después anunció que había sido levantada.

"Ya no hay amenaza de tsunami debido a este sismo", indicó el OTWC en un mensaje difundido a las 16H45 GMT.

Un hombre mata a puñaladas a una persona en París: Habría gritado "Alá es grande"
Lee También >
Un hombre mata a puñaladas a una persona en París: Habría gritado "Alá es grande"

El Instituto de Sismología de Filipinas señaló que se observaron olas de 64 cm de altura en la isla Mawes, aunque posteriormente levantó la alerta.

En Japón se observaron olas de hasta 40 cm de altura en su litoral Pacífico la madrugada del domingo.

El sargento de la policía de Hinatuan, Joseph Lambo, señaló que 45.000 residentes en el municipio recibieron la orden de abandonar sus casas. Muchos se dirigieron a pie o en vehículos hacia zonas más altas.

"En la comisaria cayeron aparatos de las estanterías y se rompieron dos televisores. Las motos aparcadas en el exterior también cayeron", declaró Lambo a la AFP.

AFP - Terremoto en Filipinas
AFP - Terremoto en Filipinas

Terremoto en Filipinas: "Entramos en pánico"

Un video compartido en las redes sociales, y verificado por la AFP, muestra botellas de bebidas y otros productos cayendo de los estantes de un supermercado, mientras los trabajadores huyen hacia el exterior.

En otras imágenes, grabadas por Dennis Orong, de 26 años, se ve a gente gritando y corriendo en una calle de Lianga, municipio costero de Surigao del Sur.

"Estaba temblando de miedo, principalmente por la explosión de los postes eléctricos", explicó a la AFP.

Dyl Constantino, de 25 años, se encontraba en la isla de Siargao, en el noreste de Mindanao, cuando se produjo la sacudida.

"Fue el terremoto más largo y fuerte que he vivido, probablemente duró unos cuatro minutos", contó a la AFP.

"Aquí estamos acostumbrados a sismos pero este fue diferente porque las puertas realmente temblaron y todos entramos en pánico", continuó.

Bethanie Valledor, de 24 años, dormía en un hotel en la ciudad de Bislig, a unos 20 km al suroeste de Hinatuan, cuando el temblor la despertó.

"Sentí como si la habitación en donde nos alojamos fuera a ser destruida", relató a la AFP.

"Estamos muy cerca del mar. El dueño del hotel nos pidió evacuar inmediatamente. Sinceramente, estaba gritando. Entré en pánico", detalló.

El terremoto se produce casi dos semanas después de que otro sismo de magnitud 6,7 golpeara Mindanao, causando al menos nueve muertos.

Los sismos son habituales en Filipinas, que se sitúa a lo largo del "Anillo de Fuego", un arco de intensa actividad sísmica y volcánica que se extiende desde Japón hasta el Sudeste Asiático y la cuenca del Pacífico.

La mayoría son demasiado débiles y no se sienten, pero los terremotos fuertes y devastadores se producen al azar y no hay tecnología disponible para predecir cuándo y dónde ocurrirán.

ETIQUETAS DE ESTA NOTA