Mundo

Indignación por hombre que interrumpió “Un violador en tu camino” con gritos machistas en España

Twitter
Cuando terminaba la intervención de un grupo de mujeres en Compostela, un sujeto gritó “ahora a casa que hay que hacer la cena”, lo que causó el repudio de quienes participaban de la performance.

Fuerte rechazo provocó un hombre que interrumpió una intervención feminista en Compostela, España, cuando un gran grupo de mujeres se había congregado para cantar juntas “Un violador en tu camino”, el himno feminista creado por el colectivo chileno LasTesis.

LEE TAMBIÉN: DE VALPARAÍSO A PARIS: “EL VIOLADOR ERES TÚ”, LA INTERVENCIÓN FEMINISTA QUE DA LA VUELTA AL MUNDO

El pasado 20 de noviembre, un grupo de 300 mujeres reunidas en la Plaza del Obradorio estaban terminando la canción con la repetición de la frase “el violador eres tú”, adaptada al gallego, cuando en un silencio largo un sujeto gritó: “Ahora a casa que hay que hacer la cena”.

La frase machista del hombre fue inmediatamente rechazada por todas las asistentes quienes respondieron con un “gilipollas” y diferentes insultos. Incluso otros hombres que veían la intervención, también le respondieron al sujeto con un “imbécil, eres un imbécil”.

Pero lo que más llamó la atención fue la rápida reacción colectiva de las mujeres, quienes le dedicaron otro grito: "Cuidado, machista.Estás en nuestra lista", repitieron en reiteradas ocasiones, nuevamente en gallego.

“Un violador en tu camino”, nacido en Valparaíso ha dado la vuelta al mundo en la última semana, con intervenciones en distintos lugares de América, Europa, e incluso en India. La letra de LasTesis habla de la violencia de género y el abandono de distintas instituciones a la mujer.

LEE TAMBIÉN: "UN VIOLADOR EN TU CAMINO": POR QUÉ TURQUÍA REPRIMIÓ UNA REPRESENTACIÓN DEL HIMNO FEMINISTA CHILENO

En Turquía por ejemplo, un grupo de manifestantes fue detenida por la policía por cantar la canción en la vía pública, cuyas estrofas denuncian violencia estatal y de distintos estamentos públicos, como el Presidente, el Estado y las mismas policías.