Mundo

Médica transgénero es rechazada por el Ministerio de Salud de Turquía por subir fotos en bikini

Twitter
Por T13
La profesional asegura que fue hostigada desde el primer día que comenzó a trabajar y aseguró que su despido fue por haber subido fotografías en bikini a sus redes sociales.

La doctora Larin Kayatas acusó, a través de redes sociales, que fue despedida por el Ministerio de Salud de Turquía por ser transgénero y por publicar, en sus redes sociales, fotografías en bikini.

La funcionaria de la salud denunció discriminación y aseguró que a lo largo del año que trabajó en la sala de emergencias del Hospital de Capacitación e Investigación de Estambul Taksim fue acosada y discriminada.

El hospital abrió una investigación en su contra y el motivo de su despido es mantener un "comportamiento contrario a la moral general”.

Adele confirma romance con el agente de Lebron Jame, Rich Paul AFP
Lee También >

Adele reaparece en redes sociales y confirma romance con Rich Paul, representante de LeBron James

En conversación con Euronews, la médico transgénero afirmó que el acoso en su contra comenzó el día después de que comenzó a trabajar cuando fue asignada dentro del ámbito del servicio obligatorio, y un funcionario del hospital se quejó ante el Centro de Comunicación de la Presidencia (CIMER) porque "su comportamiento no lo consideraba apto para la profesión de médico".

Un mes después, Kayataş fue despedida durante tres meses debido a esta denuncia. También hay una investigación disciplinaria de la Dirección Provincial de Salud de Estambul, que procesa la denuncia.

En una de las entrevista para defenderse, Kayatas aseguró que le preguntaban "¿Por qué asististe el 8 de marzo?", "¿Eres una mujer trans?".

Tras procesos internos, Kayataş fue condenada inicialmente a una reprimenda después de que sus publicaciones en las redes sociales y su orientación sexual fueran consideradas “vergonzosas”, pero luego fue despedida de la administración pública antes de que finalizara esta sentencia.

La doctora enfatiza en que perdió su trabajo no por un error en su profesión, sino por sus redes sociales y su vida privada.