Nacional

Fiscalía revela aumento de la tasa de homicidios en Chile: Menores de edad representan el 4,9%

Agencia Uno
Por T13
Santiago, Puente Alto, Valparaíso, La Pintana, San Bernardo y Antofagasta son las comunas donde más homicidios se registraron entre 2016 y 2020.

La Fiscalía Nacional reveló que entre 2016 y 2020 la tasa de homicidios aumentó en Chile y que el uso de armas de fuego fue la principal causante de estos delitos.

Un total de 4.593 personas murieron en Chile en ese lapso de tiempo por consecuencia del delito de homicidio, lo que implicó un aumento de 4,2 a 5,7 fallecidos por cada 100 mil habitantes en el país.

Un 87,3% de las víctimas corresponde a hombres y un 12,6% a mujeres. Del total, la mayoría son adultos, concentrándose el 51,7% en el tramo de 30 a 59 años y el 35,1% entre los 18 y 29 años.

Los niños, niñas y adolescentes representan el 4,9% del total de las víctimas, pero se evidenció un aumento en el número de fallecidos conforme avanza la edad.  En 2020 murió menos de un niño de entre 0 y 13 años por cada 100 mil habitantes, pero entre los 14 y 17 años fallecieron 3,1 adolescentes por igual número de habitantes.

Confirman muerte de niño que fue baleado en San Bernardo T13.cl (Referencial)
Lee También >

Confirman muerte de uno de los hermanos baleados en San Bernardo

El 93,7% de las víctimas son chilenas y solo un 6,1% son extranjeras, siendo las nacionalidades colombianas, peruanas y haitianas las con mayor frecuencia en el número de víctimas fallecidas.

Entre las comunas que se registraron la mayor cantidad de asesinatos se encuentran Santiago con 198, Puente Alto con 162, Valparaíso con 131, La Pintana con 130, San Bernardo con 117 y Antofagasta con 109.

Cabe mencionar que los imputados por este delito en su mayoría son chilenos, pues solo un 3,8% corresponde a extranjeros, muy por debajo del promedio de extranjeros que habitan el país.

Y respecto a los homicidios consumados con arma de fuego, estos se concentraron principalmente en la Región Metropolitana. A nivel nacional se logró evidenciar que un 41% de las víctimas de homicidio murió producto del uso de un arma de fuego, mientras que un 40% lo hizo por un arma blanca y el 13% producto de un golpe o arma contusa.

Cabe destacar que un 37% del total de las víctimas falleció en un conflicto interpersonal no correspondiente a violencia intrafamiliar (VIF); un 13,5% murió en otras actividades delictivas; un 12% murió en manos de un familiar y un 10% por conflictos entre pandillas o grupos organizados.