Nacional

En el fin de semana previo a la PSU: ¿Cuáles son los riesgos de salir de "carrete"?

El próximo 26 y 27 de noviembre será testigo de una nueva jornada de la Prueba de Selección Universitaria ¿Qué recomiendan los expertos acerca de las horas pertinentes de descanso, como también de los peligros que implica salir a fiestas?

Crédito: Archivo Agencia Uno
En el fin de semana previo a la PSU: ¿Cuáles son los riesgos de salir de carrete?

Quedan tan sólo unos días para el inicio de una nueva Prueba de Selección Universitaria (PSU) y son varias las dudas que surgen entre los alumnos antes de rendir en esta trascendental jornada, que se llevará cabo el próximo 26 y 27 de noviembre.

Y si bien las recomendaciones para los estudiantes giran en torno a formular una estrategia anual y constante de estudio durante el año, son otros los aspectos de igual relevancia que no suelen ser considerados, tales como las horas de descanso y la importancia de una alimentación saludable en los días previos.

En T13 recopilamos algunos de los mejores consejos acerca del descanso pertinente, el riesgo de ir a fiestas -y trasnochar- jornadas anteriores, y en sobre cuáles alimentos son y no recomendables para un buen rendimiento en la PSU.

En la recta final de la PSU: ¿Conviene seguir estudiando o realizando ensayos?

A tan sólo seis días para que los alumnos de cuarto medio rindan la Prueba de Selección Universitaria (PSU) 2018 -que se llevará a cabo el próximo 26 y 27 de noviembre- los nervios y ansiedad suelen salir a flote.

La importancia del descanso y el deporte

Sin lugar a dudas que el dormir bien es un factor fundamental para un correcto estudio.

Para Pilar Cox, académica y Vicedecana de la Facultad de Educación de la Universidad Católica, "lo peor que le puede pasar a un estudiante es rendir la prueba agotados mental y sicológicamente por estudiar hasta último momento y a un ritmo que de alta exigencia".

En estos días -dice- no sólo es recomendable dar inicio a un periodo de repaso y balance de las materias a aplicar, sino que además de desligarse por un momento de los cuadernos y priorizar el descanso y la distensión:

"Hay que incorporar tiempos de descanso de todas maneras. Lo importante es darse el tiempo para descansar y dormir ocho horas e incluso un poco más los últimos tres o cuatro días; estar al aire libre, hacer deporte, estar con amigos y familia”. 

"La memoria de trabajo es limitada. Cuando uno va cansado intelectualmente a una prueba tu memoria se disminuye, por lo que se recomienda ir descansado y con la mente despejada”, agrega, por su parte, Juan Cristóbal Castro, investigador asociado en el Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE) de la Universidad de Chile.

El profesional, además, destaca la importancia de practicar deportes, que "son muy recomendados para cualquier actividad cognitiva en general. De hecho, hay varias investigaciones que demuestran que a los niños obesos o sedentarios les va peor académicamente".

Castro, a su vez, señala que en el fondo "siempre es bueno hacer deporte, no sólo para el cuerpo sino que también para mejorar las capacidades cognitivas”.

El riesgo de ir a fiestas y consumir alcohol

Es vital, eso sí, no confundir descanso con ir a fiestas que impliquen trasnochar hasta altas horas de la madrugada. El otro factor negativo, en tanto, es el consumo de alcohol, que en estas instancias suele ser el ingrediente predilecto para distender el ambiente.

"En ningún caso es recomendable el consumo de alcohol ya que es un tóxico para el organismo y la sangre", dice Katherine Figueroa, nutricionista de la Universidad Católica.

"Tras su consumo, el cuerpo ocupará todas sus armas para eliminarlo. Tras esto, los niveles de concentración estarán disminuidos, habrá cansancio excesivo y posibles alteraciones gastrointestinales, tales como vómitos y/o diarreas, que a la larga alterarán el rendimiento", agrega. 

Agencia Uno

“Muchos de los estudiantes se imaginan el descanso como salir a pasarlo bien o ir a una discoteca. Eso no es recomendable, por ninguna razón, porque en general son trasnoches que transgreden las horas de descanso recomendadas", añade Pilar Cox.

¿Qué alimentos son recomendables? ¿Cuáles no?

Otro aspecto clave a ser considerado para rendir en esta PSU es la alimentación correcta. Según la nutricionista de la UC, las comidas que alto contenido graso como carne de cerdo, embutidos e interiores son proclives a provocar malestares que, a su vez, pueden afectar al sueño

He ahí, entonces, la importancia de un buen desayuno:

"La mente, por lo general, funciona mejor en las primeras horas de la mañana porque después comienza a cansarse. Es recomendable estudiar después de un buen desayuno con poca grasa y buenas proteínas para el buen funcionamiento del cerebro”, sostiene Castro.

"Asegurarse de tomar un buen desayuno y si es posible llevar algo para comer en el intermedio en el examen porque claramente el consumo de energía en un estrés cognitivo es más alto", añade Cox.

En cambio, los alimentos recomendables son los vegetales (vitaminas y minerales), frutas (alto contenido de fibra), carnes magras, huevo y lácteos (vasto contenido proteico). Todos considerados un plus para preparar el organismo en los días previos a esta doble jornada.

Consumo de café y el clásico mito del chocolate

¿Qué tan recomendable es consumir café a pocos días de la PSU? Esta bebida, por lo general, suele ser de uso típico cuando las horas de estudio se hacen pocas en función de la extensa materia por revisar.

Sin embargo, y tal como aseguran los expertos, el café bien puede ser un arma de doble filo si se abusa de su consumo.

“Es efectivo cuando se quiere estudiar por los altos niveles de cafeína que estimulan el sistema nervioso central. Sin embargo, no es recomendable beberlo dos o cuatro horas antes de dormir, porque se corre el riesgo de alterar los ciclos de sueño y despertar reiteradas veces durante la noche”, dice Katherine Figueroa.

Café
 

¿Y qué sucede, en tanto, con el chocolate? Un mito es que previo a un importante desafío no hay nada mejor que comer una barra de este dulce alimento para obtener energías extras.

"Lo que pasa es que los dulces contienen altos contenidos de azúcar como la sacarosa o glucosa; la principal fuente de energía del cerebro", dice Figueroa.

Sin embargo, existen otros alimentos que pueden fácilmente reemplazar esta característica de este dulce, que puede causar efectos colaterales. "No recomiendo comer chocolate como tal sino que otro alimento que contenga glucosa o carbohidratos, tales como el plátano o un lácteo ", asegura. 

"Si consumimos alimentos que tienen glucosa o carbohidratos muy simples (como el chocolate) se producen niveles de insulina muy altos y la glicemia en la sangre caerá en picada. Por eso es que después de comer mucha cantidad de alimentos nos da sueño, por los peaks de glicemia e insulina en la sangre”, sentencia.

Chocolate/Café

 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Nacional