Negocios

Hacienda sube proyección de crecimiento para Chile a hasta 4% en 2022 y desestima riesgo de recesión

Agencia Uno
Por Diario Financiero
Como referencia, en el último Informe de Finanzas Públicas de octubre, la cartera anticipaba un crecimiento de la actividad de 2,5% para el próximo año.

El Producto Interno Bruto de Chile probablemente crecerá entre 3% y 4% el próximo año, de acuerdo a una de las principales autoridades económicas del país, quien desestimó las preocupaciones sobre una recesión.

El país todavía se está beneficiando de las medidas de apoyo implementadas para enfrentar la pandemia del coronavirus y retiene mucha liquidez en los mercados, dijo el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda en entrevista con Bloomberg TV.

“El año que viene vamos a normalizar la política fiscal, creciendo de 3% a 4%”, dijo Cerda. El ministro agregó que habrá un persistente “impulso de crecimiento” desde el gasto público.

Como referencia, en el último Informe de Finanzas Públicas de octubre, la cartera anticipaba un crecimiento de la actividad de 2,5% para 2022.

Los comentarios disminuyen los riesgos señalados por bancos, incluido JPMorgan, que dicen que la economía podría contraerse el próximo año y que la reñida elección presidencial complica el panorama político.

Convergencia al centro

“Lo que veo ahora es que ambas partes están tratando de moverse al centro, lo cual es una buena noticia para nuestra economía y sociedad”, dijo Cerda. “La gente busca los votos del centro y nosotros buscaremos más moderación”.

El economista de la Universidad de Chicago está supervisando la vertiginosa recuperación de Chile, donde el PIB se expandiría alrededor de 11% este año. Aún así, el crecimiento ha sido impulsado por un estímulo temporal implementado durante la pandemia que ahora se está reduciendo. Mientras tanto, la próxima segunda vuelta presidencial y la redacción de una nueva constitución aumentan la incertidumbre.

Cerda dijo que el panorama político se ha tranquilizado desde la última ronda de elecciones, en la que la centro-derecha ganó apoyo y más políticos se movieron hacia el centro.

“En el futuro veremos mucho más acuerdo político, más moderación en nuestra discusión política”, dijo el secretario de Estado. “Entonces, si vamos a hacer cambios, serán más graduales. Estos son grandes cambios en la arena política. Hay más calma”.

La autoridad fiscal agregó que el nuevo panorama político facilitará la toma de decisiones difíciles una vez que se produzcan.

Desde el inicio de la pandemia, Chile ha implementado transferencias directas de efectivo a familias y empresas, subsidios al empleo y medidas crediticias especiales. Además de eso, el Congreso aprobó tres rondas de retiros anticipados de fondos de pensiones que inyectaron US$ 47 mil millones a la economía, e incluso evalúa la aprobación de un cuarto retiro.

No todas las consecuencias de las medidas sin precedentes han sido positivas. El Banco Central está ahora aumentando su tasa de interés para combatir la inflación anual que ha llegado a un máximo de doce años. Si bien el Gobierno extendió un programa de subsidios laborales esta semana, ha señalado que pondrá fin a las transferencias de efectivo.

Elecciones y recesión

De cara al futuro, la combinación de mayores costos de endeudamiento y una fuerte reducción del estímulo, probablemente lleven a Chile a una recesión el próximo año, según analistas de bancos como JPMorgan y Banco de Crédito e Inversiones. La incertidumbre política complica aún más las perspectivas económicas.

El 19 de diciembre, el electorado deberá elegir a uno de los candidatos presidenciales, el izquierdista Gabriel Boric y el conservador José Antonio Kast, en la votación más decisiva desde el regreso de Chile a la democracia, hace tres décadas.

Boric es un exlíder de las protestas estudiantiles que quiere subir los impuestos, mejorar los servicios públicos y garantizar más igualdad. Por el contrario, Kast es un abogado de derecha que quiere impuestos más bajos y más incentivos para el sector privado.

El futuro del modelo económico promercado de Chile, que ha impulsado décadas de crecimiento y al mismo tiempo ha aumentado las desigualdades, también estará determinado por la nueva constitución. Actualmente se trabaja en el documento, que se someterá a referéndum nacional el próximo año.