Política

200 electores en un domicilio: la auditoría que advirtió al Servel de irregularidades en padrón

Informe elaborado por Deloitte detectó un explosivo aumento en cambios de domicilios electorales entre 2013 y 2016. Son siete comunas, entre ellas, Sierra Gorda, en Antofagasta, donde las anomalías se producen en los mismos sitios que llevaron a anular elecciones municipales en 2008.

Por Tomás Martínez

Calle Colchane, sin número, comuna de Colchane, Región de Tarapacá. Esa es la dirección que 191 personas inscribieron como propia ante el Servel, con miras a definir su lugar de votación en las elecciones municipales de octubre próximo. 

Esa es una de las irregularidades que detectó una auditoría realizada por Deloitte, encargada por el Servel, en el marco de la confección del padrón electoral para dichos comicios.

El informe, al que tuvo acceso T13.cl, detectó explosivos aumentos de votantes y de cambios de domicilio en algunas comunas. El Servel ya había detectado parte del problema, por lo que hace algunos días presentó una querella por cambios de domicilio electoral contra 673 personas en la comuna de Sierra Gorda, en la Región de Antofagasta.

El cuadro, según fuentes del organismo, fue confirmado por Deloitte, que detalló en su informe los cambios de domicilio por comuna e incluso por cada una de las direcciones registradas.

La auditoría fue encargada como parte del proceso regular para elaborar el padrón. El Servel elabora un padrón provisorio y encarga dos auditorías externas para revisarlo. Una de ellas fue la elaborada por Deloitte.

El documento clasifica las irregularidades identificadas desde grado bajo a alto, según el riesgo que representan, y entrega una serie recomendaciones al Servicio Electoral para resolverlas.

Por ejemplo, en un hecho calificado como de "alto riesgo", la auditoría detectó que se observaron 13 personas incluidas en el Registro Electoral que poseen pérdida de nacionalidad, informada por el Registro Civil, y que se encuentran incluidas en el padrón electoral provisorio.

Entre los hallazgos de bajo riesgo, un caso revela que en una mesa de votación existen 351 personas, lo que excede el límite máximo de 350 votantes por mesa. También se detectó que 351.791 registros incluidos en el padrón provisorio no consideran información de domicilio electoral.

Además se observó que 186.205 registros no presentan información del país de nacimiento, y junto con ello se detectaron 45 registros que presentan el campo de apellido paterno en blanco.

"Desviación de resultados eleccionarios"

En un anexo de la auditoría, relativa a los cambios de domicilio realizados entre noviembre de 2013 y el 24 junio de 2016, se realizó una prueba que para las comunas en que aparece más de un 16% de cambios, lo que es considerado "inusual".

El ranking de siete comunas lo encabeza Sierra Gorda, comuna que el 2013 tenía 2.832 votantes y actualmente cuenta con 5.328, lo que representa un aumento de 47% en sus electores. La sigue Colchane, que subió 37%, de 2.601 votantes el 2013 a 4.153 el 2016, Ollagüe -también en la Región de Antofagasta- con un 27% de aumento, Timaukel, en la Región de Magallanes (26%), Lago Verde en Aysén (20%), Torres del Paine (19%) y Camarones, en la Región de Arica y Parinacota (16%).

La auditoría plantea que la situación “posibilita el riesgo de aumentar la población de votantes de una comuna, implicando eventualmente una desviación de los resultados eleccionarios”.

Como recomendación, el documento elaborado por Deloitte plantea que se evalúen los cambios de domicilio sobre la media o según los parámetros definidos por el Servel para analizar acciones a seguir.

El alto número de residentes en domicilios en Sierra Gorda marca uno de los episodios centrales de la auditoría

En el caso de esa comuna, la lista empieza con la dirección Jaime Guzmán 120, donde se registraron 83 electores. En total, Deloitte detalla 27 domicilios con exceso de electores.

En el caso de Colchane, que le sigue en el ránking, son 15 domicilios los cuestionados. El primero, el de Colchane sin número, con 191 electores.

Elecciones anuladas

La historia de Sierra Gorda es conocida hace años. Y es que varios de los casos que llevaron a anular las elecciones municipales del 2008 en Sierra Gorda por denuncias de acarreo se repiten en la auditoría de Deloitte.

Ese año el triunfo del alcalde Carlos López -que buscaba la reelección- fue anulado y la elección debió repetirse, quedando como edil José Guerrero.

Ambos se enfrentan hoy en un nuevo capítulo, luego que López presentara este miércoles una querella por cohecho contra Guerrero, en la que acusa un supuesto pago del actual alcalde para conseguir la inscripción electoral de decenas de personas en Sierra Gorda.

López es un controvertido personero. En abril de 2008 estuvo detenido por algunas horas luego de interrumpir la filmación de una película de James Bond que mostraría la comuna de Baquedano como territorio boliviano, lo que motivó su protesta.

En una resolución del Tribunal Regional Electoral (TER) de Antofagasta de ese mismo año sobre la anulación de las elecciones aparecieron varios domicilios con alto número de residentes. Varios de ellos coinciden con los que aparecen en la auditoría elaborada ahora por Deloitte.

Al menos tres son los casos que se repiten. La sentencia del 2008 registró 39 residentes en la calle Salvador Allende sin número, mientras que la auditoría de este año anota 43. Un caso similar ocurre en la dirección Colón 18, donde el 2008 aparecían 16 personas registradas en ese domicilio y hoy son 25.

En uno de los casos, sobre una dirección ubicada en calle Portales 12, según un documento de febrero de 2014 del Ministerio de Vivienda, el inmueble aparece como una lavandería.

En Campamento Toconao sin número, en tanto, se observa la diferencia más notoria, pasando de 16 hace ocho años hasta 58 hoy en día.

Servel define si rechaza los cambios

Según fuentes del Servel, antes de presentar la querella por cambios de domicilio, funcionarios del organismo viajaron a Sierra Gorda y Colchane, donde detectaron que algunas de las direcciones registradas correspondían, por ejemplo, a casas abandonas y hasta un jardín infantil de la Junji.

Tanto con esa información como con la auditoría de Deloitte sobre la mesa, el consejo del Servel se reunirá este jueves para definir qué hacer con las irregularidades.

Según las mismas fuentes, el organismo tiene la facultad para rechazar los cambios de domicilio. Así, los electores podrían mantener su derecho a votar en octubre, pero en la comuna en la que estaban registrados antes.

Los cambios que defina el Servel formarán parte del llamado "padrón auditado", que se publicará el 14 de agosto. De ahí se abrirá un período de diez días, en que los electores pueden reclamar o pedir precisiones ante los Tribunales Electorales. 

Con la definición de estos tribunales, el Servel confeccionará finalmente el padrón definitivo.

En el organismo dicen que el consejo podría definir este jueves rechazar todos los cambios de domicilios en los que existen dudas -como los incluidos por Deloitte. ¿Qué pasaría con una persona que pidió cambio de domicilio pero que efectivamente no cometió ninguna irregularidad? Podría pedir reviosar su situación desde el 14 al 24 de agosto.