Política

Acusación Constitucional contra Piñera: Qué viene después de la aprobación en la Cámara de Diputados

Agencia Uno
Por T13
Con el diputado Jaime Naranjo como protagonista tras una maratónica intervención de 15 horas, se aprobó el libelo que podría terminar en la destitución del mandatario.

Tras casi 22 horas de sesión, la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó este martes la acusación constitucional presentada en contra del Presidente Sebastián Piñera.

La acusación pasó al Senado con 78 votos a favor, 67 en contra y 3 abstenciones. 

El libelo fue presentado por un grupo de parlamentarios de Oposición tras conocerse los Pandora Papers relacionados con la compraventa del proyecto minero Dominga de parte de la familia Piñera Morel a Carlos Délano.  

El debate y la votación del libelo estuvieron marcados por la intervención del diputado del Partido Socialista (PS), Jaime Naranjo, quien habló por más de 15 horas para permitir la participación de Giorgio Jackson

Jackson cumplía con una cuarentena por ser contacto estrecho de Gabriel Boric, medida sanitaria que fue levantada a las 00:00 horas. Una vez cumplido ese plazo, el diputado salió desde su casa camino al Congreso, llegando a la Sala a la 01:20 horas. 

Cuarto retiro: este martes se vota en general proyecto en el Senado Agencia Uno
Lee También >

EN VIVO: Senado discute y vota en general el proyecto de cuarto retiro de los fondos AFP

¿Qué viene ahora?

Tras su aprobación en la Cámara de Diputadas y Diputados, la acusación constitucional pasará al Senado donde también se deberán votar, por separado sus capítulos. Cada uno corresponde a los delitos o infracciones que estime el libelo.

A diferencia de la Cámara Baja donde se necesitaba mayoría de los presentes, en la Cámara Alta cada votación necesitará un quórum de 2/3 para ser aprobada, es decir, 29 senadores que respalden la acusación.

Cabe señalar que, a diferencia de otras autoridades, tras la decisión de la Cámara Baja, el Presidente Piñera no queda suspendido de sus funciones a la espera de lo que dictamine la Cámara Alta.

Sin embargo, el mandatario no puede salir del país sin consultarle al Senado.