Política

Brasil se suma a presión de Chile contra Venezuela por detención de Jatar

twitter
En una declaración firmada por el ministro de Relaciones Exteriores, José Serra, se describe la situación como un "incumplimiento de las libertades y las garantías fundamentales".

Brasil criticó el martes a las autoridades venezolanas por la detención del periodista chileno-venezolano Braulio Jatar y afirmó que ese tipo de medidas "arbitrarias" comprometen la salida de la "dramática crisis" del país caribeño.

En una declaración divulgada a través de la página en internet de la Cancillería brasileña, Serra señaló que "estamos muy preocupados por la reciente multiplicación de las detenciones arbitrarias en Venezuela, tales como la del periodista chileno Braulio Jatar, que se produjo a falta de un debido proceso, y en claro desconocimiento de las libertades y garantías fundamentales. Este es un desarrollo que complica aún más el diálogo entre el gobierno y la oposición, indispensable para la superación de la dramática crisis política, económica, social y humanitaria que afecta a Venezuela ".

Jatar fue apresado la semana pasada tras una protesta contra el presidente Nicolás Maduro en la Isla Margarita (norte). 

Tras conocer su detención, la Cancillería chilena realizó gestiones directas ante Venezuela para conocer la situación de Jatar, quien nació en Chile pero ha pasado la mayor parte de su vida en ese país.

El domingo pasado, Chile cuestionó el traslado de Jatar a un "lugar desconocido", exigiendo que las autoridades de Caracas dieran una explicación. Ante esto, Venezuela respondió ayer, lanzado duras críticas al canciller Heraldo Muñoz, acusando "injerencismo" de Santiago y negando la calidad de ciudadano chileno de Jatar. Ante esto, el edificio Carrera rechazó las críticas caraqueñas.

El periodista habría sido trasladado a un penal del estado de Guárico (centro), según la prensa local.

En este contexto, la mención del canciller Serra a la calidad de "chileno" de Jatar es importante para Chile.

Brasil protagonizó varias polémicas con Venezuela y otros gobiernos nacionalistas de izquierda del continente desde la llegada al poder del presidente conservador Michel Temer, quien reemplazó (de forma provisoria en mayo y definitiva el 31 de agosto) a la mandataria de izquierda Dilma Rousseff, destituida por el Senado.