Política

Marcela Cubillos y el mea culpa de la derecha: "Debimos haber sido un gobierno mucho más reformista"

Agencia Uno
Por T13
"La principal derrota cultural de la derecha ha sido que no hemos enfrentado las ideas de la izquierda", sostuvo la constituyente y ex ministra de Educación del Presidente Sebastián Piñera.

La constituyente Marcela Cubillos realizó un mea culpa sobre el presente de la derecha a raíz de que José Antonio Kast es denominado como el líder del sector tras pasar a la segunda vuelta presidencial, luego de haber superado incluso a la carta de Chile Podemos Más, Sebastián Sichel.

En diálogo con The Clinic, la ex ministra de Educación del Presidente Sebastián Piñera indicó que "la principal derrota cultural de la derecha ha sido que no hemos enfrentado las ideas de la izquierda. Nos hemos conformado con la gestión más que con instalar un mensaje que le haga sentido a la gente. Eso nos ha pasado la cuenta las veces que hemos sido gobierno".

Y en ese sentido, Marcela Cubillos apuntó que "no hemos sabido identificar a una clase media que tampoco se siente representada por la izquierda. Muchas veces ese igualitarismo no le hace justicia al esfuerzo personal de mucha gente".

Boric no estará en debate de pymes por cuarto retiro: Agencia Uno
Lee También >

Boric no estará en debate de pymes por cuarto retiro: "Tengo la obligación de estar en Valparaíso"

"Por otro lado, la derecha se ve muchas veces indolente frente a las vivencias de esa clase media. Nosotros debimos haber sido un gobierno mucho más reformista. Es cierto que estábamos en minoría en el Congreso, pero se debió haber planteado claramente un proyecto reconocible y decir: 'Esto es lo que queremos. No tenemos los votos, nos están bloqueando'. Debimos haber hecho mucho más".

Sobre lo mismo, Cubillos señaló que "esto no es de Piñera. Esto es un problema del sector. Es una falla de décadas. La izquierda instaló su relato con mucha perseverancia. El tema del lucro, de la Asamblea Constituyente, de la igualdad… Y la derecha, en vez de enfrentar esas ideas con nuestras propias ideas, se dejó estar. No se habló más de movilidad social, por ejemplo. Y lo único que hace es dar explicaciones por la desigualdad. Dejamos de hablar de políticas públicas bien enfocadas. En el fondo, dejamos de cruzarnos en el debate cultural. Nos sale incómodo el debate de ideas y lo terminamos rehuyendo".