Política

Canciller Urrejola por destitución de Pedro Castillo: "Creo que no es un golpista"

agencia UNO
Por AFP
El ex presidente peruano se mantiene en prisión tras ser destituido y acusado de rebelión y conspiración.

El destituido y encarcelado ex presidente peruano Pedro Castillo "no es un golpista", pero si incumplió "normas constitucionales", dijo este domingo la canciller chilena, Antonia Urrejola, sobre la crisis en Perú al canal de noticias 24 horas.

"Yo creo que (Pedro Castillo) no es un golpista", dijo Urrejola expresando la posición de Chile ante la crisis generada con el mensaje televisivo que Castillo difundió el 7 de diciembre en el que anunció el cierre del Congreso, la intervención de los poderes públicos y que gobernaría por decreto, lo que fue catalogado como un golpe de Estado por opositores e incluso aliados a su figura.

A pesar de defender a Castillo, para Urrejola, el ex presidente peruano "no cumplió con las normas constitucionales que debía haber cumplido en su momento" para ordenar la disolución del Congreso. 

"Perú tiene una Constitución y dentro de las normas constitucionales el presidente de la República tiene facultades de disolver el Congreso, pero bajo requisitos que en este caso no se cumplieron", insistió.

Presidente Gabriel Boric celebra el triunfo argentino: agencia UNO
Lee También >

Presidente Boric celebra triunfo argentino: "Su alegría cruza la cordillera”

El Congreso peruano destituyó a Castillo del cargo y en su reemplazo fue posesionada la entonces vicepresidenta Dina Boluarte cuyo gobierno ha sido "reconocido oficialmente" por Chile, aseveró Urrejola.

Castillo, un profesor de 53 años, fue encarcelado acusado de rebelión y conspiración

Una semana antes de la crisis en su país, el expresidente peruano visitó Chile donde se reunió con el también mandatario Gabriel Boric.

Masivas manifestaciones a nivel nacional que han dejado 19 muertos y más de 500 heridos, demandan el cierre del Congreso y el adelanto de las elecciones en Perú.

Protestas en Perú cumplen 10 días: La presidenta se niega a renunciar