Política

¿Repensar la estrategia del plebiscito?: La derecha se entrampa ante el Rechazo

Agencia Uno
Por Paula Valenzuela
Tres excandidatos presidenciales salieron a decir que estaban por rechazar el texto en el que trabaja la Convención Constitucional, lo que tensionó los entendimientos que se habían alcanzado entre Chile Vamos y el Partido Republicano, y que buscaban evitar que el protagonismo de esta campaña se lo lleven las figuras políticas. Mientras, la izquierda apura el tranco para su despliegue por el Apruebo. La ansiedad reinó esta semana en la derecha, tanto así que este sábado los republicanos revisarán su estrategia en un consejo general.

Fue el martes cuando el presidente del Partido Republicano, Rojo Edwards, comunicó a sus pares de las colectividades de Chile Vamos que los entendimientos sobre la estrategia para el plebiscito del 4 de septiembre quedaban en fojas cero. El senador se lo comunicó a los timoneles Javier Macaya (UDI), Francisco Chahuán (RN) y Luz Poblete (Evópoli) y lo hizo, dicen en la colectividad, a través de distintos medios, tanto personalmente como por WhatsApp.

La molestia en el sector se instalaba definitivamente con el anuncio de la gira nacional del senador de Evópoli Felipe Kast, luego de que dos días antes, este domingo, por el mismo medio -El Mercurio-, afirmara que “voté Apruebo y voy a trabajar con mucha intensidad para que este texto no sea la Constitución de Chile”.

El ruido en la derecha, además, ya se había dado este fin de semana con otros liderazgos que hicieron públicas sus posturas, como la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei (UDI), y el senador de RN Manuel José Ossandón. “Tal como en el plebiscito (de entrada) me sumé con fuerza al Apruebo, ahora tengo que decir que no puedo aceptar el reemplazo que nos proponen”, dijo el exedil, en una carta al director de El Mercurio, postura que ahonda en T13.CL (ver entrevista).

Agencia Uno
Lee También >

Senador Ossandón (RN): “Piñera sería un salvavidas de piedra para la campaña del Rechazo”

Las tres figuras del sector -excandidatos presidenciales, por cierto- salieron a contravenir la estrategia institucional que las directivas de los partidos de Chile Vamos habían definido: no adelantar una postura hasta que el texto, en el que trabaja la Convención Constitucional, no esté totalmente zanjado.

La actual oposición -incluido el Partido Republicano- había abordado en varias ocasiones que el objetivo central durante este plebiscito sería dejar como protagonista a la sociedad civil y que, por ende, las figuras políticas quedaran en “segundo plano”. La estrategia, hasta ahora, había sido cuidada, estableciendo, por ejemplo, que ningún personaje político se adelantara a decir ‘Rechazo’, para no causar un “efecto contrario” en la opinión pública.

Todo esto para evitar el efecto que, analizan hoy, que se dio en el plebiscito de entrada cuando distintas figuras fueron la cara visible del Rechazo, como José Antonio Kast, Andrés Allamand o Jacqueline van Rysselberghe. El fracaso entonces fue inesperado pues solo alcanzaron el 20%.

“Menos ansiedad”

El consejo general del Partido Republicano de este sábado está citado específicamente para abordar la estrategia de cara a la postura del Rechazo. Hay molestia entre los republicanos -“exagerada” dicen liderazgos de Chile Vamos- que, señalan, ha intentado ser contenida. “Lo del fin de semana solo demuestra que las directivas de los partidos de Chile Vamos no tienen ningún control sobre sus más importantes dirigentes”, reclama un integrante.

La gira de Felipe Kast, asimismo, cuentan en el Partido Republicano, los pilló desprevenidos. Lo catalogan como un error del senador de Evópoli, pues, aseguran, fue el “guaripola” del Apruebo. Y ahora, remarcan, solo estaría intentando recuperar su electorado de La Araucanía que ha resentido su decisión de octubre de 2020.

También resienten la polémica interna que se dio en momentos cuando, hace unas semanas, el diputado independiente de la bancada republicana, Johannes Kaiser, asistió a una marcha por el Rechazo. Los reclamos a la colectividad, dicen, incluso vinieron desde la centroizquierda, en pos del acuerdo transversal de que las figuras políticas queden en segunda línea.

En la derecha, asimismo, reconocen que, más allá de contener la molestia del Partido Republicano, es claro que la colectividad, hasta ahora, cree que el éxito del Rechazo se dará solo manteniendo la actual estrategia. Pero esto abre otra encrucijada: ¿Chile Vamos y los republicanos actuarán en conjunto en la franja televisiva? Reconocen que había, hasta el martes, un entendimiento para ceder ese espacio a la sociedad civil con un guion en común. El relato de esa franja, de hecho, dicen, se construiría a fin de este mes con los convencionales de Vamos por Chile. ¿Eso queda en fojas cero?

“Pediría menos ansiedad, más responsabilidad”, dijo este lunes el senador Chahuán mientras Macaya recalcó que “es clave” cumplir el acuerdo que se alcanzó de manera institucional por medio de las directivas del bloque.

Incluso en Chile Vamos admiten que el único que podría mover las aguas en el sector es José Antonio Kast, porque hoy es quien goza de un 44,13% de apoyo, en alusión a su resultado de la segunda vuelta presidencial. Pero los republicanos, al menos los del Congreso, remarcan que “la aparición de Kast no está en juego”.

Este sábado, en todo caso, el rumbo podría cambiar, aunque lo ven complejo, pues el propio Kast es consejero nacional de la colectividad, estamento que decidirá el rumbo estratégico. No está descartado tampoco que el partido se adelante y desde ya se cuadre tras el Rechazo de manera institucional.

Dar señales de “apertura al cambio”

En Chile Vamos, durante esta semana, se ha recogido el guante de lo que una parte de la centroizquierda viene diciendo públicamente en los últimos días. Por ejemplo, recuerdan que la exministra PPD Carolina Tohá ha puesto en duda que, post plebiscito, en caso de que triunfe el Rechazo, la derecha esté abierta a los cambios. ¿Por qué deberíamos creer que ahora sí quieren las transformaciones en circunstancias de que se negaron en las últimas décadas a proyectos constitucionales incluso como el de Michelle Bachelet? En la UDI dicen que hay que dar señales a la izquierda de que esta apertura es real, como, por ejemplo, una manera, dicen, puede ser destacando puntos positivos de la Convención Constitucional -y que se avizoren como iniciativas que se mantengan en un nuevo texto- o, bien, que, en el propio Congreso, previo al plebiscito, se muestra apertura concreta en la votación de algunas reformas constitucionales.

En RN y Evópoli dicen que en los últimos años ya han dado muestras de apertura. Evópoli, subrayan, fue el único partido de la derecha que participó institucionalmente del proceso constituyente de Bachelet a través de cabildos ciudadanos.

El tema sobre si seguir la estrategia que han cumplido hasta ahora ha sido tema de conversación tanto de pasillo como en almuerzos de bancadas. Este martes los senadores de RN abordaron por ejemplo la necesidad de plantear una tercera vía -un rechazo con alternativa- previo al plebiscito. Pero la mayoría ve complejo que se logre un acuerdo previo al referéndum. En el Partido Republicano son partidarios de no complicar comunicacionalmente la decisión de septiembre, descartar de plano una segunda papeleta -idea que planteó Rojo Edwards- y no ahondar en una tercera vía antes de septiembre.

En ese sentido, la ansiedad también ha calado en la derecha, porque la izquierda -sobre todo el PS y el Frente Amplio- han estado apurando el despliegue por el Apruebo.

La mayoría de los liderazgos de los partidos insisten en que hay que cumplir el itinerario, dejar que las “energías” de la sociedad civil a favor del Rechazo -como se han mostrado en las encuestas- vayan tomando los espacios. Lo que los deja tranquilos, al menos por ahora, es que no identifican a descolgados por el Apruebo.