Política

Rivas y posible suspensión en su cargo de diputado: "Mis abogados dicen algo distinto"

Tras la condena a 180 días de pena remitida y suspensión de cargos públicos, el parlamentario puso en duda que vaya a ser separado de sus funciones.

Luego de que el tribunal lo condenara a 180 días presidio menor en su grado mínimo y la suspensión para ejercer cargos públicos mientras dure ese proceso por injurias graves contra Andrónico Luksic —ligado a la propiedad de Canal 13— el diputado desaforado Gaspar Rivas planteó que no necesariamente será suspendido como parlamentario.

Esto, porque el tribunal le permitió acceder a la remisión condicional por el plazo de un año. Durante dicho periodo deberá asistir a firmar mensualmente y no cometer ningún otro delito. 

Al respecto, Rivas dijo que "en principio, según mi defensa, la suspensión del cargo se produce cuando hay una pena con cumplimiento efectivo, si hay una pena sustitutiva, eventualmente podría no cumplirse".

En ese sentido, dijo no tener claridad sobre la aplicación de la suspensión y que "tengo que analizarlo con mis abogados, porque mis abogados me han dicho una cosa distinta".

Pocos minutos antes, la parte querellante representada por el abogado Hugo Rivera enfatizó que Rivas "en principio no debe ejercer su cargo, eso se va a tener que ver cuando se comunique la sentencia a la Cámara de Diputados".

"Habría una contradicción enorme", añadió el abogado de Luksic.

Respecto a la condena, que además le impone pagar una multa de 40 UTM (cerca de $2 millones), Rivas enfatizó que "el tribunal determinó lo que correspondía y hay que acatarlo".

El caso

El caso se remonta a abril de este año, cuando Andrónico Luksic, que está ligado a la propiedad de Canal 13, estimó que unas declaraciones que hizo Rivas aludiéndolo a él en la sala de sesiones de la Cámara eran injuriosas. Por este motivo recurrió a la acción judicial.

Durante la discusión de la agenda corta antidelincuencia, Rivas se refirió a Luksic como "el máximo delincuente que tenemos en los últimos días" y añadió que "es un hijo de puta".

A lo largo del proceso judicial, el parlamentario negó disculparse y tras el juicio oral dijo que no se arrepentía y que "mi línea de conducta, la forma en que me he comportado en política, siempre tajante, siempre apuntando a quienes me parece, yo la voy a mantener".