Tendencias

Matrimonio tacaño: Novios cobraron porciones de torta y revisaron por cámara a los que se repetían

Getty Images
Por T13
Uno de los invitados tomó un segundo trozo de la torta, algo que fue advertido por los novios. "Estábamos mirando las cámaras de vigilancia y vimos que tenías dos pedazos del pastel de bodas. Anunciamos que cada invitado debe pagar por porción y notamos que solo pagaste una", fue el insólito mensaje que recibió el involucrado.

En una decisión insólita, una pareja de novios le cobró a un invitado a la ceremonia por haber comido una rebanada extra del pastel, tras revisar las cámaras de seguridad del recinto.

Los hechos fueron revelados días después de registrarse el matrimonio, cuando el invitado en cuestión recibió un mensaje de WhatsApp que lo dejó sorprendido.

"Oye, estábamos mirando las cámaras de vigilancia y vimos que tenías dos pedazos del pastel de bodas. Anunciamos que cada invitado debe pagar por porción y notamos que solo pagaste una. ¿Puedes enviar las £3,66 (más de $4 mil pesos chilenos) lo antes posible?", se leía en el mensaje.

Cecilia Bolocco revolucionó Instagram con foto sin ninguna gota de maquillaje y tiñéndose el pelo AFP
Lee También >

Cecilia Bolocco revolucionó Instagram con foto sin ninguna gota de maquillaje y tiñéndose el pelo

Según denunció el invitado en Reddit, y que fue recogido por Clarín, la pareja efectivamente había solicitado la contribución de dinero para el pastel antes de tomar cada porción, sin embargo, argumentó que "¡pagué por la primera porción después de que se anunció durante el día que ayudaríamos a pagar su pastel! Aparentemente, el pago no contaba para la segunda".

Tras eso, en la mencionada plataforma abundaron las críticas contra los novios, apuntando que "si no puedes permitirte comprar un pastel para ofrecer a tus invitados, es mejor que no lo compres" y que habría sido triste la primera noche de matrimonio "si en lugar de estar haciendo el amor están revisando las cámaras de seguridad".

Se desconoce si el involucrado decidió pagar el dinero por haberse comido una segunda rebanada de torta.