Tendencias

Revelan nueva "rabieta" de Meghan Markle antes de la boda real

AFP
La Capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor no podría haber sido más del gusto de Meghan Markle, pero al parecer el único problema era el olor.

Como todas las novias, ella quería que todos los aspectos de su boda fueran perfectos, y no menos importante el lugar.

La Capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor no podría haber sido más del gusto de Meghan Markle, histórico y pintoresco con largos lazos familiares, lo tenía todo.

El único problema era, al parecer, el olor. Fuentes reales revelaron a The Daily Mail, que el olor a humedad de la capilla del siglo XV no fue del gusto de la duquesa de Sussex, quien pidió que se enviaran ambientadores antes de que llegaran sus invitados.

Los mismos informantes aseguraron que la solicitud de Meghan de usar los aromatizadores no le gustó al Palacio de Buckingham, que rápidamente señaló que la capilla era un lugar de culto regular para la Reina, como lo había sido para los sucesivos monarcas desde 1475, y si lo fue lo suficientemente bueno para ellos, sería lo suficientemente bueno para ella.

La polémica sobre la boda real del 19 de mayo se produce en medio de especulaciones sobre la amistad de Meghan con con cuñada, la duquesa de Cambridge, que no se cree que estén cerca, después de que se anunciara que Meghan y el príncipe Harry se mudarán de allí al Palacio de Kensington en Frogmore Cottage, Windsor, a principios del próximo año.

También se ha especulado que Meghan y Harry están resultando "difíciles y dictatoriales" con el personal real.

En ese contexto, Harry le dijo al personal: "Lo que Meghan quiere, Meghan lo consigue". También se enfrentaron con la familia de la Reina por la diadema que Meghan podía usar, hasta que la Reina intervino. 

Se entiende que la solicitud de usar los atomizadores—dispositivos de mano para rociar agua o perfume—para crear un aroma agradable para los invitados en la Capilla de San Jorge provino específicamente de la oficina de Meghan en el Palacio de Kensington.

Aunque ella y Harry organizaron la boda ellos mismos con un equipo interno, todo lo que tenga que ver con la capilla es un asunto de la reina, que tuvo que darles permiso para usarlo.