El Séptimo Juzgado de Garantía admitió a trámite la querella contra la ministra de Desarrollo Social, Karla Rubilar, a raíz del pronunciamiento de la Contraloría sobre que la secretaria de Estado cometió infracción a la probidad administrativa al hacer mal uso de un chat institucional en favor de la campaña del candidato a diputado de Christian Pino, su pareja.

La acción legal fue interpuesta por el abogado Luis Mariano Rendón. Según se recogió en la resolución del juez Darwin Brati, se consideró que "visto lo regulado en los artículos 111 y siguientes del Código Procesal Penal, el documento que antecede, siendo éste oportuno y cumpliendo con los requisitos del artículo 113 del Código Procesal Penal, tratándose de hechos graves que involucran a funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones, cuyo esclarecimiento es de interés general para toda nuestra sociedad, se declara admisible la querella que antecede".

El caso se hizo conocido luego que Reportajes Tele13 emitiera un informe a raíz de denuncias hechas por un grupo de funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social que aseguraron haber dejado sus labores públicas para centrarse en labores comunicacionales para la campaña de la pareja de la titular de la cartera.

Publicidad

Ya durante la semana pasada, la Contraloría General de la República había sostenido que "si bien no está acreditado que con ocasión de los hechos denunciados hubo utilización de recursos públicos, de haberse cumplido las instrucciones que la Ministra Rubilar Barahona impartió en dicho grupo de WhatsApp a funcionarios de su dependencia y de su confianza, ello habría implicado una infracción de la normativa antes reseñada sobre probidad, por haberse ocupado tiempo de la jornada de trabajo y empleo de recursos públicos".

Por lo pronto, tras acogerse a trámite la querella, se espera que las diligencias a realizar sean resueltas por el fiscal asignado.

"Rubilar no sólo ha perdido toda noción de probidad administrativa, sino que además el mínimo pudor, pues al conocer el pronunciamiento de Contraloría salió diciendo que esta la había exculpado. Tanto descaro no puede quedar impune. Por ello será Fiscalía quien ahora investigue sus faltas a la probidad. Desgraciadamente el caso de Rubilar no es aislado, sino que vemos un grosero intervencionismo generalizado en el Gobierno. Están preocupados de las elecciones y no de cumplir sus deberes como autoridades públicas", sostuvo Luis Mariano Rendón.

Publicidad