Una recepción oficial ofreció el pasado 11 de marzo el embajador de Chile en Roma, Sergio Romero. “Como resultado de esta recepción habría cinco colegas contagiados de COVID- 19 y la embajada estaría en cuarentena”, sostiene una declaración divulgada este viernes entre sus afiliados por la Asociación de Diplomáticos de Carrera, Adica.

La organización pidió una investigación sumaria a la subsecretaria de Relaciones Exteriores, Carlina Valdivia. “Solicitamos a la autoridad reiterar instrucción a los Jefes de Misión respecto a la correcta implementación de los protocolos sanitarios de este MINREL, seguir los protocolos sanitarios de los países sede, y por sobre todo, velar por la salud de todos sus funcionarios”, indica el documento, destacando la necesidad de privilegiar “el trabajo remoto y los turnos en casos imprescindibles” para “al menos, disminuir el riesgo de contagio”. El texto agrega que “cabe hacer presente que la autoridad sanitaria italiana decretó a Roma como zona roja, es decir en cierre total”.

Algunos diplomáticos que conocen de cerca lo ocurrido en Roma señalan que la zona de la ciudad donde se realizó la recepción sólo entró a “zona roja” algunos días después de la actividad. Pero más allá del episodio en específico, la situación de contagios Covid por parte de diplomáticos y funcionarios destinados en el exterior es un tema que hace varias semanas ha gatillado reclamos internos y numerosas reuniones.

Publicidad

El caso más emblemático fue la muerte del cónsul de Chile en Rosario, Fernando Labra, en abril de 2020. Pero en los últimos días se han registrados varios contagios, algunos de ellos graves, como el de un diplomático de la embajada en Guatemala que estuvo en la UCI. También se mencionan casos Covid positivo en Buenos Aires, Venezuela y Ecuador.

La polémica interna, dicen en círculos diplomáticos, cobró más fuerza a principios de marzo, cuando Chile anunció el envío de aviones con vacunas donadas a Ecuador y Paraguay. La iniciativa gatilló consultas informales de varios diplomáticos en el exterior al Edificio Carrera, preguntando si se enviarán vacunas para ellos o podrían venir a recibirla de acuerdo a la planificación del Ministerio de Salud.

La presión vino sobre todo desde los funcionarios consulares, que deben realizar gestiones presenciales, atender público o trasladarse a lugares como aeropuertos. “La situación es compleja, sobre todo en países donde no hay vacunas para la población local”, dice un funcionario. Otro agrega que en algunos países donde hay planes de inoculación en marcha, los diplomáticos extranjeros no están siendo considerados.

En ese sentido, desde el Ministerio de RR.EE. señalan que se han sostenido encuentros con representantes de los funcionarios y que se están evaluando fórmulas para enfrentar el problema. Enviar vacunas fuera, dicen las mismas fuentes, sería complejo debido a las condiciones de refrigeración requeridas.

En este escenario, Adica señala en su documento de hoy que “ha sostenido diversas reuniones con las autoridades del MINREL para reiterar nuestra preocupación por los colegas en el exterior, la que persiste pues sabemos de distintas misiones en que los colegas han sido contagiados e incluso hospitalizados. Esperamos de la autoridad una actitud enérgica ante situaciones que ponen en riesgo la vida de nuestros colegas”.

Publicidad