T13
Emprendedores

La emprendedora que transformó su amor por el bordado en una negocio de alta costura

emprendedores
Atelier Calei
Por Alejandro Valenzuela
Atelier Calei es la idea de Ignacia Castillo que nace a fines del año 2015. Actualmente, ofrece bordados a pedido y talleres online.

Atelier Calei es sinónimo de amor por la alta costura.  Su origen se remonta a comienzos de 2014 cuando Ignacia Castillo, artista visual y fundadora de la marca, se dedicaba al bordado. En este período trabajaba con diseñadores de vestuario y en paralelo hacía clases sobre lo mismo, siempre considerando que esto era su pasión y a lo que se quería dedicar en el futuro.

Para el crecimiento de "Calei" fue importante el "boca a boca", situación que le permitió crecer y tomar la decisión, a fines de 2015, de dejar su trabajo y dedicarse en un 100% a su emprendimiento. Según comenta Ignacia, fue clave la perseverancia y constancia para que su idea se transformara en un negocio.

Para la fundadora lo más importante de su trabajo es la prolijidad, usar materiales de buena calidad y "hacer cada puntada a consciencia", porque lo que busca que sus creaciones perduren en el tiempo.

Además, en Atelier Calei se ofrecen clases de bordado para todos los niveles: "En cuanto a mi trabajo como profesora, lo que más me importa es poder enseñar este precioso oficio a todas las personas, independiente de si tengan algún conocimiento o no, tengo alumnas que no habían enhebrado una aguja en su vida y terminan bordando maravillas con mostacillas y cristales, y se sienten súper realizadas, y eso para mi es todo. Poder traspasar de la mejor y más completa manera todos mis conocimientos para que luego ellas puedan seguir creando sus propios bordados en sus casas, dando rienda suelta a su creatividad", comentó Castillo.

Debido a la contingencia, este emprendimiento comenzó a desarrollar cursos en línea por Zoom, e incluso creó una plataforma de clases grabadas en www.calei.cl, donde  se pueden encontrar dos cursos grabados: "Me emociona leer los reviews de mis alumnas online porque quedan demasiado contentas y satisfechas con todo lo aprendido. En ese sentido yo soy demasiado autoexigente y no doy por terminado algo hasta que sienta que está excelente, de hecho la idea de los cursos grabados viene hace más de dos años, mucho antes de la pandemia, y no lo había lanzado porque estuve todo ese tiempo investigando, probando y mejorando", expresó Ignacia.

En "Calei" están disponibles dos cursos, uno de pedrería donde se enseña a bordar un escarabajo, que cuesta $45.000, y un curso de "goldwork" donde se enseña a bordar el diseño de una abeja, que cuesta $40.000.

Además, entre sus artículos destacan los aros, que dicen son exclusivos, confeccionados a mano y que dependiendo de los materiales tienen un valor que van desde los $25 mil a los $61 mil. 

Ignacia busca seguir haciendo crecer esta comunidad de bordado, manteniendo vivo este oficio, que explica ayuda a conectar con la tranquilidad, la meditación, y la creatividad de las personas.