Mundo

Israel bombardea a Gaza entre presión creciente para proteger a los civiles

AFP - Referencial de Gaza
AFP
"Demasiados palestinos inocentes han muerto", declaró Harris a periodistas durante la cumbre climática COP28 en Dubái. Según la ONU, 1,7 millones de habitantes de Gaza, más de dos tercios de su población, han sido desplazados por la guerra.

Israel lanzó el domingo nuevos bombardeos contra la Franja de Gaza, mientras se intensifican los llamados internacionales para proteger a la población civil y retomar la tregua con la organización islamista palestina Hamás.

El ejército israelí dijo que lanzó más de 400 ataques contra Gaza desde el viernes, cuando terminó la tregua, y según Hamás al menos 240 personas han muerto en los bombardeos.

Hamás y el grupo Yihad Islámica anunciaron "andanadas de cohetes" contra ciudades y pueblos israelíes, incluido Tel Aviv.

Según Israel, dos de sus soldados murieron en combate, los primeros desde el fin de la tregua.

Al menos siete personas murieron en un bombardeo israelí el domingo cerca de la frontera de Gaza con Egipto, informó el gobierno del territorio palestino controlado por Hamás.

Los bombardeos israelíes alcanzaron el sábado al campamento de refugiados de Nuseirat, en el centro de Gaza, donde murieron al menos 13 personas, según la agencia oficial palestina Wafa.

La vicepresidenta estadounidense Kamala Harris criticó duramente el sábado las muertes de civiles en la guerra de ocho semanas, desatada por el ataque sin precedentes de Hamás contra Israel el 7 de octubre.

"No encuentro palabras suficientes para expresar nuestra

"Demasiados palestinos inocentes han muerto", declaró Harris a periodistas durante la cumbre climática COP28 en Dubái.

Según la ONU, 1,7 millones de habitantes de Gaza, más de dos tercios de su población, han sido desplazados por la guerra.

"Preocupación por lo que estamos viendo", escribió el domingo en la red social X el jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Los informes sobre las hostilidades en curso y los intensos bombardeos en Gaza son petrificantes. Ayer nuestro equipo visitó el Hospital Médico Nassar en el sur. Estaba lleno con 1.000 pacientes, tres veces más que su capacidad. Innumerables personas buscaban refugio, llenando cada rincón de las instalaciones. Los pacientes recibían atención en el suelo, gritando de dolor. Estas condiciones son más que inadecuadas: inimaginables para la prestación de atención sanitaria.

 

Fadel Naim, médico jefe del hospital Al Ahli en Ciudad de Gaza, dijo que la morgue de ese centro recibió el sábado 30 cadáveres, incluyendo siete niños.

"Los aviones bombardearon nuestras casas: tres bombas, tres casas destruidas", contó a la AFP Nemr al-Bel, de 43 años, quien agregó que contó 10 muertos entre su familia y "13 más que siguen bajo los escombros".

Los gazatíes están sin alimento, agua y otros bienes esenciales, y muchas casas están destruidas. Agencias de la ONU declararon una catástrofe humanitaria, aunque algunos camiones de ayuda ingresaron el sábado al territorio.

Tras el fin de la tregua entre Israel y Hamás, Israel pidió a las ONG's no enviar caravanas de ayuda por el cruce fronterizo de Rafah, con Egipto, indicó la Sociedad de la Media Luna Roja palestina.

Pero el sábado, la organización dijo que sus colegas en Egipto lograron enviar varios camiones.

AFP - Imagen de Israel a Franja de Gaza
AFP - Imagen de Israel a Franja de Gaza

Israel retira a negociadores

Combatientes de Hamás ingresaron el 7 de octubre a Israel, donde mataron a unas 1.200 personas, en su mayoría civiles, y se llevaron a unos 240 rehenes israelíes y extranjeros, según las autoridades.

En respuesta, Israel prometió eliminar a Hamás y desató una campaña aérea y terrestre que ha dejado más de 15.000 muertos, en su mayoría civiles, según las autoridades de Hamás que controlan Gaza.

Una tregua de una semana mediada con ayuda de Catar y respaldada por Egipto y Estados Unidos, permitió liberar a 80 rehenes israelíes a cambio de 240 presos palestinos.

Pero esa tregua colapsó el viernes y las dos partes se culpan mutuamente por violar sus condiciones.

Los negociadores israelíes abandonaron Doha el sábado ante la falta de acuerdos para una nueva pausa en las hostilidades.

El ejército israelí dijo el sábado que aún hay 137 rehenes en Gaza.

El ministro israelí de Defensa, Yoav Gallant, declaró el sábado a periodistas que las nuevas acciones militares eran necesarias para "crear las condiciones que presionen [a Hamás] a pagar un precio alto, como es la liberación de rehenes".

Rehenes israelíes liberados de Gaza urgieron públicamente el sábado a su gobierno a asegurar la liberación de los restantes cautivos en el territorio palestino.

"La obligación moral del gobierno es traerlos inmediatamente a casa, sin titubeos", declaró Yocheved Lifschitz, de 85 años, liberado por Hamás en octubre.

-"Victoria total" 

A su vez, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, afirmó en Tel Aviv que la guerra continuará "hasta que alcancemos sus objetivos", incluida la eliminación de Hamás.

Aseguró que para ganar deberá continuar la campaña terrestre en Gaza, y que se haría "observando el derecho internacional".

Desde el fin de la tregua, las fuerzas aérea, naval y terrestre de Israel han atacado más de 400 blancos en Gaza, informó el sábado el ejército.

La cifra coincide a grandes rasgos con el promedio diario de ataques antes de la pausa.

Los aviones golpearon "más de 50 blancos en un amplio ataque en la zona de Jan Yunis", en el sur de Gaza, según el ejército.

Por otro lado, una brigada armada israelí "eliminó escuadrones terroristas y atacó blancos terroristas en el norte de la Franja de Gaza", agregó el ejército.

En Cisjordania ocupada, el ejército israelí dijo que sus tropas mataron a un palestino en un puesto de control cerca de la ciudad de Naplusa, luego de que "sacó un cuchillo y comenzó a avanzar" hacia los soldados.

ETIQUETAS DE ESTA NOTA