Mundo

Nueva Zelanda se plantea nueva estrategia al crecer variante delta del coronavirus

AFP
Por AFP
La alabada estrategia neozelandesa se basa en estrictas cuarentenas para eliminar la circulación de virus, pero han llevado a cabo un lento proceso de vacunación, con solo un 20% de su población inoculada.

Nueva Zelanda reconoció este domingo que su ambiciosa estrategia de "cero covid" podría ya no ser viable, al continuar la propagación de la contagiosa variante delta del coronavirus.

El ministro encargado de la respuesta al covid-19, Chris Hipkins, informó de otros 21 casos en un foco contagioso que emergió la semana pasada en Auckland, después de seis meses sin infecciones locales, lo que provocó un cierre nacional.

Hipkins dijo que la naturaleza contagiosa de la variante delta la hace más difícil de contener, lo que pone en duda la estrategia de eliminación total del virus.

"La escala del riesgo de contagio y la velocidad a la que se propaga el virus es algo que, pese a toda la mejor preparación en el mundo, puso a nuestro sistema sanitario en aprietos", dijo a la red TVNZ.

La elogiada estrategia neozelandesa contra el covid-19, que ha resultado en solo 26 muertes entre una población de cinco millones, se centra en la eliminación del virus de la comunidad mediante estrictos controles fronterizos y cierres totales cuando se detectan casos.

Pero la aparición de la variante delta obliga a replantear la estrategia.

Delta "no se parece a nada que hayamos enfrentado antes en esta pandemia", admitió Hipkins.

"Cambia todo, significa que toda nuestra preparación existente se ve menos adecuada y surgen grandes dudas sobre nuestros planes de largo plazo", agregó el ministro.

La vecina Australia también siguió una estrategia de "cero covid", y la propagación de la variante delta generó frustración entre las autoridades.

Nueva Zelanda decreta tres días de cuarentena al descubrirse primer caso de COVID desde febrero AFP
Lee También >

Nueva Zelanda decreta tres días de cuarentena al descubrirse primer caso de COVID desde febrero

El brote en Nueva Zelanda puso de relieve la lenta campaña de vacunación en el país, donde solo 20% de la población está plenamente inoculada.

"La complacencia e incapacidad del gobierno de asegurar y entregar la vacuna nos dejó expuestos, completamente vulnerables a la variante delta", reclamó Chris Bishop, portavoz del opositor Partido Nacional.

Hipkins insistió en que la eliminación del virus sigue siendo la prioridad frente al actual brote, que acumula 71 casos activos.

El confinamiento nacional debe concluir la noche del martes, aunque el ministro indicó que Auckland podría tener restricciones adicionales aunque se levanten en otras partes.