Mundo

El oscuro mundo de la web: EEUU declaró que la extorsión sexual a menores ha crecido

-
Por AFP
Durante los últimos años, el poder de la web y el internet ha crecido exponencialmente. A tal punto que, Estados Unidos reveló que las autoridades recibieron más de 7.000 denuncias sobre extorsión sexual de niños y adolescentes que involucraron a 3.000 víctimas.

Funcionarios judiciales de Estados Unidos dijeron el lunes que hubo una "explosión" de casos de menores extorsionados tras ser persuadidos de entregar imágenes explícitas de sí mismos.

La policía federal (FBI) dijo que el año pasado las autoridades recibieron más de 7.000 denuncias sobre extorsión sexual de niños y adolescentes que involucraron a 3.000 víctimas. Las mayoría de los casos eran de varones y provocaron el suicidio de más de una docena, agregó.

Las maniobras se originaban mayormente fuera de Estados Unidos, especialmente en Nigeria y Costa de Marfil.

Fiscal general de EEUU pide igual trato penal a la coca y al crack Getty Images - Referencial de Estados Unidos
Lee También >

Fiscal general de EEUU pide igual trato penal a la coca y al crack

Las victimas eran encontradas en espacios de chat en la web y en sitios de juegos el línea. Eran contactados por personas que usaban falsos nombres femeninos.

Convencían a los menores de que les mandaran fotos explícitas y tras recibirlas amenazaban con divulgarlas a menos que les mandaran dinero, según el FBI.

Las víctimas tenían mayormente entre 14 y 17 años pero las autoridades entrevistaron a chicos de 10 años.

"La vergüenza, el miedo y la confusión que sienten las víctimas cuando se ven atrapadas en ese círculo les impide a menudo pedir ayuda o denunciar los abusos", dijo el FBI que instó a los padres a educar a sus hijos para hacer frente a esa amenaza.

"El FBI registró un horrible aumento de informes de sistemas de extorsión sexual financiera dirigidos a chicos menores de edad. Muchas víctimas tienen miedo de denunciar (y) ni siquiera están incluidos en esas cifras", dijo el director del FBI, Christopher Wray.