Tendencias

El trasplante de células madre abre nuevas esperanzas en la lucha contra el VIH

Istock
Un estudio realizado por investigadores españoles logró que cinco de seis pacientes lograran que el virus se volviera indetectable. Expertos, sin embargo, advierten que es demasiado pronto para hablar de un tratamiento.

Una investigación podría ser una luz de esperanza para miles de pacientes que viven con VIH alrededor del mundo. Un estudio publicado en la revista Annals of Internal Medicine aborda cómo el trasplante de células madre permitió que un grupo de pacientes lograran que el virus se volviera indetectable en su sangre, elemento clave para evitar enfermedades oportunistas y disminuir el riesgo de transmisión.

Un hallazgo que "podría servir para el diseño de estrategias de curación del VIH menos invasivas", sostienen los científicos del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona y del Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

El estudio -explica El Mundo- consideró a un grupo de pacientes infectados de VIH y que se habían sometido a trasplantes de células madre para tratar enfermedades hematológicas (leucemia, por ejemplo). 

Los seis sujetos estudiados llevaban más de dos años desde la intervención y ya no estaban tomando inmunosupresores (medicamento clave para evitar el rechazo del trasplante). Todos ellos habían mantenido su tratamiento antirretroviral y habían logrado superar la patología hematológica que los aquejaba. A esto se sumó otro elemento que llamó la atención: todos rechazaron las células de sus donantes. 

Fue así que luego de realizar diversos análisis comprobaron que en cinco de ellos el VIH se había vuelto indetectable en todos los denominados "escondites" del virus en la sangre y tejidos, explica el medio español. 

A esto se suma que uno de ellos, además, logró que los anticuerpos del VIH desaparecieran completamente de su organismo a siete años de la intervención. 

De acuerdo a María Salgado, una de las autoras del estudio, "este hecho podría ser una prueba de que el VIH ya no está en su sangre, pero esto solo se puede confirmar parando el tratamiento y comprobando si el virus reaparece o no".

José Luis Diez, otro de los médicos a cargo del estudio, enfatiza que no se puede afirmar que el virus ha sido erradicado.

"Para corroborarlo es necesario hacer un ensayo clínico en el que se interrumpa la medicación con antirretrovirales bajo una estrecha monitorización. Así se podrá comprobar si el virus resurge".

Otros expertos consultados por El Mundo son enfáticos en que aún es pronto para hablar de un tratamiento, a partir de esto. 

"No es para nada trasplantable ni siquiera a una pequeña parte de la población con VIH" afirmó Esteban Martínez, secretario del grupo de estudio de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica. 

Eso sí, el experto admite que el estudio puede aportar nuevos conocimientos "sobre los mecanismos en estos pacientes que tienen que ver con el control viral, y ver si esos mecanismos se pueden aislar y usar sin tener que padecer todo lo malo del proceso".